Aviso para las consultas

Este blog tiene habilitada la moderación de los comentarios, por eso, todas las consultas que nos envían, aparecen publicadas al final de la semana, porque es el domingo cuando contestamos a sus preguntas. Gracias por su generosa paciencia.



sábado, 13 de octubre de 2007

Epilepsia y Homeopatía (1)

Con todo mi cariño a Astrid Alonso Guerrero

1.- Resumen

Si hay alguna enfermedad que represente lo desconocido para el ser humano, ésa es la epilepsia. Denominada en la antigüedad “la enfermedad sagrada”, se ha convertido con el transcurso de los años en una enfermedad que marca a quien la padece, pues se debatirá entre su adscripción a la medicina neurológica o a la medicina psiquiátrica, o a ambas. Este hecho, junto con que presenta una variedad de síntomas y complejidades difícilmente jeraquizables y clasificables, convierte a la epilepsia en una gran desconocida y en una enfermedad terrible por el carácter sorpresivo de sus ataques.

Creemos que la Homeopatía, tras el diagnóstico médico adecuado, con su interrogatorio y con sus repertorizaciones sintomáticas, además de la potencia de sus remedios, activos no sólo a nivel fisiológico, sino a nivel mental y emocional, tiene una gran capacidad para remediar y aliviar la vida de cada enfermo individual de epilepsia.


2.- Sobre la EPILEPSIA

2.1.- Introducción

El término “epilepsia”, tomado del griego “epí – lambanein”: “coger por sorpresa”, ha sido considerado en un triple plano:

- como una posesión: se atribuía su efecto al demonio.

- como una tara psíquica: por su coexistencia con alteraciones mentales

- como muerte: señal más o menos firme de una muerte precoz o temprana. (1)


2.2.- Definiciones

Curiosamente junto al desconocimiento concreto del origen de la enfermedad y sus causas, sin embargo, se repiten definiciones más o menos semejantes, que sintonizan con la definición dada por la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE). Pasemos una rápida mirada por una selección de ellas.

“Grupo de procesos neurológicos caracterizado por episodios recurrentes de convulsiones, trastornos sensoriales, conducta anómala, pérdida de la consciencia o todo ello. Característica común de todas las epilepsias es la existencia de descargas eléctricas incontroladas de las células nerviosas de la corteza cerebral. Aunque la mayoría de las epilepsias son de causa desconocida, a veces pueden asociarse a traumatismos cerebrales, infecciones intracraneales, tumores cerebrales, alteraciones vasculares, intoxicaciones o desequilibrios químicos.” (2)

“Una crisis epiléptica es el resultado clínico de una descarga brusca, anormal por su intensidad e hipersincronía, de un agregado neuronal del cerebro. En esta definición se dejan sentados varios puntos esenciales:

a) No toda descarga paroxística del cerebro, aunque sea detectable en el EEG, es una crisis epiléptica si no tiene traducción clínica.

b) Las disfunciones paroxísticas cerebrales cuya base no sea una descarga neuronal hipersíncrona sino de otro tipo, por ejemplo una depresión funcional isquémica o anóxica, no deben ser consideradas crisis epilépticas, aunque pueden dar lugar a manifestaciones clínicas parecidas.

c) Las descargas hipersíncronas de otros agregados neuronales fuera de la corteza cerebral, por ejemplo del tronco cerebral o de la médula y que pueden dar lugar a manifestaciones clínicas paroxísticas como neuralgias, vértigo, mioclonías, ataxia o espasmos musculares, tampoco son crisis epilépticas, aunque respondan a los mismos fármacos.

Una crisis epiléptica es un síntoma y por sí sola, especialmente cuando es única, no define a un síndrome o enfermedad epiléptica. Del 2 al 3% de la población tiene en algún momento de su vida una crisis convulsiva y no se les considera pacientes epilépticos. La definición de enfermedad epiléptica aceptada por la OMS exige la repetición crónica de crisis epilépticas.” (3)

Por otra parte, la diversidad de los fenómenos y de las variaciones en las crisis epilépticas hace decir a algún investigador: “La epilepsia no es una entidad nosológica única, sino más bien la expresión del daño cerebral producido por diferentes enfermedades con pronósticos muy dispares” (4)

También se aprecia en los estudios consultados que se diferencia la crisis epiléptica de la epilepsia como enfermedad, considerando ésta última sólo cuando se dan fenómenos de repetición. (5)

“Cada epilepsia constituye un caso particular según su etiología, la edad en que han aparecido las crisis, su tipo, frecuencia, intensidad, horario, sensibilidad al tratamiento y evolución. No puede hablarse de epilepsia, sino de epilepsias.” (6)

----------------------------------------
(1) Liga Francesa contra la Epilepsia. Epilepsia y epilépticos. Preguntas y respuestas. Barcelona, Laboratorios Labaz, [1982]

(2) Diccionario Mosby. Edición en CD. Búsqueda por “epilepsia”, Barcelona, 2000

(3) Farreras – Rozman. Medicina Interna. Versión CD. Búsqueda por “Epilepsia”.

(4) Sancho Rieger, J., Parra Martínez, J. “Epidemiología de la epilepsia: pronóstico”. Pag. 17. en Varios. Epilepsia. Madrid, Ergón, 2003. 702 pags.

(5) “Las crisis epilépticas no constituyen más que una modalidad de reactividad cerebral frente a estímulos endógenos o exógenos. Podría provocarse una crisis epiléptica a cualquier individuo inyectándole una sustancia convulsionante en cantidad suficiente.

Las epilepsias, definidas por la repetición de crisis epilépticas, comprenden manifestaciones clínicas y electroclínicas muy polimorfas cuyas etiologías y modalidades evolutivas son extraordinariamente variables. Así que más que de epilepsia debe hablarse en plural de las epilepsias y las crisis epilépticas.” En Liga Francesa contra la Epilepsia. Epilepsia y epilépticos. Preguntas y respuestas. Barcelona, Laboratorios Labaz, [1982]

(6) Liga Francesa contra la Epilepsia. Epilepsia y epilépticos. Preguntas y respuestas. Barcelona, Laboratorios Labaz, [1982]



8 comentarios:

  1. Hola Sr Andres,

    Esta misma manyana le he enviado un correo para comentarle la situacion general de mi pequenya, la cual incluye la posible existencia de crisis epilepticas. Me gustaria saber si ya ha tenido la oportunidad de publicar el libro, ya que como le he comentado los medicamentos que normalemente recetan para este tipo de dolencias suelen tener muchos efectos secundarios y seria una estupenda noticia tener una guia para poder tratarla con homeopatia. Creo que una publicacion asi puede ayudar muchismo a quienes padecen esa dolencia. Muchisimas gracias

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Juan Carlos:

    He recibido su amable correo y le agradezco su confianza. Le contestaré en breve por el mismo medio.
    Con respecto al libro por el que Ud. pregunta, debo decirle que lo que aquí aparece fue un trabajo para la obtención del Diploma de Postgrado de Homeopatía y que nunca se publicó. Por mi parte, tampoco he creído necesario publicarlo, dado que no soy especialista y que lo que ofrezco es un resumen, un estudio pequeñito, una recopilación y sobre todo una intención: la de confirmar la capacidad de la homeopatía para tratar este tipo de enfermedades.
    Dado que en principio, no tengo idea de publicarlo, si le interesa puede copiarlo de aquí mismo y utilizarlo a su discreción. Si obtiene algún beneficio, será mi mayor alegría; si sólo le sirvió de apoyo, también me alegrará; y si sólo le planteó dudas e incomodidad, entonces desde aquí le pido perdón por mi atrevimiento.
    Saludos cordiales
    Andrés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Andrés: Padezco de crisis epilépticas, originada por la cicatriz de una operación de macroadenoma, por lo que tomo lamotrigina y lacosamida, agragada hac 6 meses. A partir de la ingesta de lacosamida, ya sea por sí misma o por la combnación e ambas, mis episodios desaparecieron, peo sufro consecuencias: Temblores, falta de equilibrio y de atención, ansiedad y cierta tendencia a la depresión. Quisiera saber si puedo tener acceso a su libro, y si Usted cree que esto puede ser tratado ya sea para la enfern¿medad, o para reducir sus efectos colaterales. Desde ya, muchas racias.

      Eliminar
  3. Hola, Guillermothole!!

    No sé a qué se refiere cuando habla de "tener acceso a mi libro". Le ruego que me lo explique porque no soy capaz de entender qué necesita de mí.

    Por lo que respecta a sus crisis epilépticas, la homeopatía puede intentar aliviar y resolver sus crisis. Dos medicamentos son indicados para su caso: ARNICA 30C e HYPERICUM 30C. Puede tomar las dos alternadamente durante la semana y dejar un día de descanso.

    En cuanto a los síntomas que dice presentar a partir de la medicación alopática, poco puedo ayudarle, ya que los efectos secundarios de estos medicamentos deben resolverlos los médicos que se lo recetaron. Yo no plos conzco ni tampoco sé cómo hacerlo.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. hola buenas noches tengo epilepsia la primera crisis fue a las dos años y medio y estoy convencida de que podria ser curada con tratamiento homeopatico me gustaria saber si ahi alguno que me sea favorable tampoco me estan dando todos los dias

    ResponderEliminar
  5. Hola, Ana Isabel!!

    Su problema es lo suficientemente importante -y mantenido en el tiempo- como para que vaya a visitar a un médico homeópata. Él podrá valorar adecuadamente su estado y proponerle un tratamiento adecuado, que pueda tener el seguimiento correcto y necesario.
    Le recomiendo que acuda a un médico homeópata cercano o que pregunte en las oficinas del Colegio Oficial de Médicos de su localidad.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Hola, gusto saludarlo, espero que estes bien. Tengo una hija que tiene ausentismos, pequeños lapsos en los cuales sus ojos se van hacia arriba y un poco a la derecha y parpadeando en ocaciones. ella tiene 9 años. la he estado tratando con homeopatia pero pero lo unico que se logro fue que ya no convulcionara y eso ya no lo hace desde hace 4 años lo cual pienso que es una gran ventaja. solo que yo quisiera que esto tambien sediera. lo que le dieron la ultima vez fue sulfur a 6c.

    ResponderEliminar
  7. Hola, José Cruz!!

    Si su hija tiene ausencias, mi consejo es que se le traten adecuadamente. Como Ud. bien dice, es un gran éxito el haber conseguido que no convulsione, pero quedarse solo con eso es demasiado poco. Convendría seguir con el tratamiento, modificando la medicación si fuera necesario, hasta conseguir la desaparición total de los síntomas.

    No puedo comentarle si SULPHUR 6c es adecuado o no, porque desconozco el caso completo de su hija. Sin embargo, si le hizo bien, debería consultar nuevamente con su homeópata para escalar el remedio o seleccionar uno nuevo acorde los síntomas.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar