Aviso para las consultas

Este blog tiene habilitada la moderación de los comentarios, por eso, todas las consultas que nos envían, aparecen publicadas al final de la semana, porque es el domingo cuando contestamos a sus preguntas. Gracias por su generosa paciencia.



miércoles, 23 de febrero de 2011

Homeopatía y Escepticismos (II – 2ª parte): Escepticismo médico

Reproduzco aquí el texto de mi querida amiga Mª Esther Murie sobre este tema porque creo que aclara aún más el análisis del tema. A.G.

En la mitología griega, los pájaros del lago Estinfo, eran unas aves que tenían las garras y el pico de bronce y cuyos excrementos eran venenosos y arruinaban los cultivos. Mientras Heracles hacía sus "doce trabajos", Euristeo, su primo, hombre cobarde, permanecía en un jarro de bronce. Este le encargó que se deshiciese de ellas, pero la fuerza de su arco no le servía para nada. Fue entonces cuando apareció Atenea, diosa de la Sabiduría y la Estrategia, y le dio una campana para que la tocase desde lo alto de una colina y fue así como los pájaros huyeron.


La situación de la medicina homeopática actualmente tendría las connotaciones del mito de "Heracles es atacado por los pájaros de Estinfo" que molestan y hace que nos entretengamos en prestar atención a todos los que con sus críticas destructivas atacan a los que practicamos esta medicina eficaz y suave, como el sonido de una campanilla... parafraseando a J.Scholten, "Samarium metálicum quiere hacer las cosas bien, ayudar a los otros y no ser agresivo".

Es cierto que algunos médicos alópatas no dirán nada sobre cómo cura la medicina homeopática y los que lo saben y lo ven con sus propios ojos, además de verificarlo con sus propias pruebas, prefieren ignorarlo o pasar de puntillas. Algunos incluso dirán que el diagnóstico no estaba bien hecho, porque aquello de lo que se ha curado el paciente nunca existió o era un error del laboratorio. Y es que tendrían que cuestionarse demasiadas cosas dentro de su profesión y quizás se arrepentirían muy mucho de lo que están haciendo con los pacientes. Por otro lado, les guste o no, no tienen la capacidad o quizás no quieren cambiar el método de investigación. Siguen pidiendo pruebas de peso y medida a todo lo que se les propone y como las bases metodológicas están fundamentadas en otros parámetros y no se puede partir de las mismas hipótesis, el método científico que ellos usan, nunca jamás podrá demostrar que la medicina homeopática es eficiente y sí cura.

Las nanopartículas están siendo consideradas desde hace relativamente poco tiempo por un grupo de científicos que han ido aumentando el conocimiento sobre ellas. Si el conocimiento es lo contrario que la ignorancia, podríamos decir que "el desconocimiento del funcionamiento de las partículas energéticas, cargadas de información del remedio, de las que están impregnadas los gránulos homeopáticos, es ignorancia con mayúsculas".

También es cierto que no hay una red o hilo conductor para llegar a entender desde un lugar cotidiano a través de medios de comunicación, radio, TV o prensa escrita, porque todos los que escriben siguen perteneciendo a lo que ya está establecido, lo que ya es. Nada de escribir en términos que los ciudadanos puedan decidir si quieren cambiar o tener una mirada crítica sobre lo que se hace con ellos, de manera que no se da la opción de crear opinión, ni capacidad de decidir con qué quieren tratar su cuerpo y su psique, de manera que no permiten elegir o cambiar ni un ápice el pensamiento de la gente de a pie.

Aunque bien es cierto que a veces, alguna TV autonómica ( TV3 en Cataluña, sábado día 5 de febrero 2011, 15h) http://www.tv3.cat/videos/3355091/La-controvertida-homeopatia , emitió la opinión de Marisol Estrems, cirujana que trata a sus pacientes con medicinas homeopáticas ya que tiene comprobado desde hace ya años que ninguno de ellos se infecta en el postoperatorio -enfermos sépticos- cambiando los antibióticos por los remedios homeopáticos que se corresponden... Eso sí, tres minutos duró la emisión y a su vez, como método comparativo, mostraron a un grupo de jóvenes, a los que llamaban escépticos, engullendo pastillas de un compuesto homeopático, en plena calle, a la luz del día, bebiendo agua para poder tragar una cantidad importante de dicho remedio y demostrar así que el efecto sedante de aquel compuesto era completamente ineficaz. ¿Es éste un método científico serio? Esto es más bien tratar a los ciudadanos de ignorantes y eso es insultante. Además curiosamente, "este experimento sociológico" creado por las industrias farmacéuticas mundiales, promocionó este tipo de actos en doce países del resto del mundo. ¿Por qué y para qué estos espectáculos callejeros y populistas...? ¿Fuegos artificiales para distraer, asustar y sembrar la duda entre los ciudadanos de a pie? Y el corto argumento que dieron era que una pastilla tranquilizante vale 1.50 € y un tubo de gránulos cuesta 7 €... Lo que no cuentan es que la alopatía, que son los medicamentos farmacéuticos, pasa por la Seguridad Social, por lo tanto los pagamos entre todos: todos somos clientes seguros. Dentro del mini-reportaje apareció un epidemiólogo de un instituto que se dedica a hacer estudios comparativos, y dejó caer que "se han hecho estudios con la homeopatía y se había comprobado que cuanto más riguroso era el estudio, menos beneficios daba" mientras que la acupuntura sí obtuvo mejoría en las osteoartrosis de cadera. Y nos preguntamos si el estudio se hace para saber si da beneficios o para saber si es beneficioso para la salud.

No sé si creer que al epidemiólogo en cuestión le traicionó el subconsciente, ya que por supuesto, las agujas de acupuntura no les hacen la competencia, al contrario que las bolitas homeopáticas.

Los medios de información no construyen ningún programa que ayude a que se conozca la homeopatía ni sus efectos beneficiosos, no sabemos si es por el desconocimiento de quienes los hacen o quizás por la falta ingresos con que se les pueda compensar. La cuestión es que la homeopatía y sus métodos curativos son mínimamente conocidos, entre otras cosas porque, cuando el paciente se asoma a esta medicina, una mayoría de médicos alópatas se dedican a asustarlo para que vuelva al camino correcto: antibióticos, antinflamatorios, antipiréticos, antidepresivos, ansiolíticos y todos los "anti" habidos y por haber, junto con los protectores de estómago, eso sí, porque tanto veneno necesita ser compensado ¡¡supuestamente!!

Más tarde, cuando aparece una piel atópica o una iatrogenia, al paciente le explican que: "Esto que le pasa a usted, es genético o quizás ha hecho alguna intolerancia a algún medicamento”, y añaden: “que no debe dejar de tomar".

Por otro lado, las personas para llegar al homeópata, sea médico o terapeuta, tienen que hacer "un sendero iniciático" donde de una forma semi-clandestina, deciden -cargados con un millón de dudas- llegar a la consulta y confiar en que la medicina homeopática pueda o no funcionar. Es sabido que el mayor desprestigio es sembrar la duda, ridiculizar y criticar, pero el arma más poderosa contra esto es la carrera de fondo, los ensayos, la publicación de casos curados y la red, donde se pueden ver videos de laboratorios homeopáticos de cómo se elaboran los remedios ( http://www.remedia-homeopathy.com/homeopathy/Movies.html ) donde hay más de 35.000 remedios homeopáticos y los nuevos que cada año se elaboran.

Si bien es cierto que no hay enfermedades sino enfermos... también es cierto que, como decía Michael Foucoult, -reconocido sociólogo y filósofo francés, que escribió ampliamente sobre los gobiernos, clase médica y las diversas tecnologías de poderes individualizantes en Francia y de cómo ejercen su poder sobre los cuerpos y las almas en el resto de sociedades occidentales dentro de su libro " La vida de los hombres infames" Ed. La Piqueta, colección Genealogía del Poder nº 18- "...no hay locos, sino enloquecidos". Parafraseándolo habría que decir que en la actualidad no hay esclavos, pero sí sometidos.

María Esther Murie

4 comentarios:

  1. Excelente exposición la de la señora Murie.

    "Y sin embargo se mueve" dijo el sabio en su lecho de muerte, tras haberse retractado de que nuestro bello planeta se mueve alrededor del sol y no al contrario, para no ser quemado por brujo en la plaza pública. Pero la verdad es tozuda y las evidencias acaban "haciéndose" evidentes, valga la perogrullada. Hoy, como ayer, gente "sabia" reniega de lo que sabe, pero ahora no por miedo a la hoguera, sino a quedarse sin medios para investigar, o simplemente sin un puesto de trabajo.

    Para que no se pueda decir que hablo por hablar os diré que soy bióloga y he hecho investigación. Y tomo homeopatía.

    La homeopatía funciona, si está bien prescrita, claro. Dicen que es por placebo. Quiero recordar dos cosas:
    1) en medicina alopática también usan placebos, a sabiendas que lo son, cuando los presuntos maravillosos fármacos "científicamente desarrollados" no funcionan o están claramente contraindicados. Bendito placebo.

    2) La homeopatía funciona en bebés y en animales, mejor incluso que en adultos humanos. En ellos no cabe atribuir los resultados al placebo.

    Durante siglos a lo inexplicable (para los "científicos") se le catalogó de brujería. Incongruente la cosa, denostar aquello que se es incapaz de comprender, darle un rango inferior a lo que les depasa, para no mostrar su ignorancia.

    Cuentan que unos indigenas vieron las siluetas de unos barcos en el horizonte, pero como no entraba en sus esquemas mentales, los tomaron por extrañas nubes, cuando se quisieron dar cuenta de su error ya era tarde, no pudieron huir y fueron aniquilados.

    Las pulgas no se cazan a cañonazos, ni se asa la carne con un incendio. La investigación se ha de realizar en la dimensión justa de lo investigado. No puede investigarse la homeopatía ni con la mentalidad ni con tecnología retrógradas imperantes. Mientras actúen bajo el axioma de que lo que no puede ser (según ellos) no puede ser (realmente), y además es imposible, no se puede avanzar. Se precisan más grandezas como las de Pasteur, capaces de descubrir la penicilina allí donde otros veían contaminación y desechaban la evidencia, o de un Kekule que en lugar de beber de las fuentes de la ciencia lo hizo en las de su ¿burdo? sueño para dar con la estructura del benceno (por cierto, el que quiera conocer más serendipias -vaya con el palabro sinónimo de descubierto por casualidad- que lea Oveja Mansa, de Connie Willis).

    "No hay mayor sordo que el que quiere oir".El que quiera oir que oiga, el que no que tome alopatía, pero que no le siga el juego a lo establecido para defender lo indefendible. Fuma si quieres pero echa el humo bien lejos de los que no queremos fumar. Y no estoy hablando de tabaco.

    Firmado: Silvia Beltran, Bióloga e investigadora

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Silvia por tu aportación.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo que dices. Creo que Esther Murie no se equivoca para nada en su visión de la realidad de la homeopatía ahora mismo.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Por cierto Pasteur no descubrio la penicilina. La homeopatia no es ciencia, no acepta el metodo cientifico y se queda esencialmente en el "pero funciona" sin aceptar controles de Doble Ciego, ni explicando el porque el "medicamento" solo elige lo que se quiere que se quede luego de las diluciones y no las n sustancias con las que tuvo contacto el agua.

    ResponderEliminar
  4. Si, es cierto que que la penicilina fue descubierta por Fleming y no por Pasteur. Que la Homeopatía no es una ciencia porque no usa los mismos métodos que la alopatía, también es cierto. Sobre el resto de sus comentarios, yo le diría: Sí, así es como usted piensa.
    Si usted sigue pensando que no tenemos respuesta, no es así, pero ya queda claro que a ustedes no les sirve, pero quizá sí le sirva el comentario de Joan Alegre, médico homeópata y farmacéutico (Barcelona) "....para la Homeopatía, si un medicamento homeopático ha funcionado en una sola persona, ya es válido como medicamento......" Ver "Qué, qui, com" Tv3 /Octubre 2011
    Por otro lado, la industria farmacéutica, todos lo medicamentos nuevos que salen a la venta, aunque se haga un doble ciego, la comprobación de si es o no válido no se da hasta pasados los diez años, esto sin contar la iatrogenia que ya han producido.

    ResponderEliminar