Aviso para las consultas

Este blog tiene habilitada la moderación de los comentarios, por eso, todas las consultas que nos envían, aparecen publicadas al final de la semana, porque es el domingo cuando contestamos a sus preguntas. Gracias por su generosa paciencia.



lunes, 5 de diciembre de 2011

Homeopatía y Escepticismo (III y último)

Me quedaban algunas cosas aún por decir acerca de los escépticos que andan voceando la falta de cientifismo de la Homeopatía. Como el tema se va haciendo ya cansino, pensaba en dejarlo en el archivo, pero parece que no cejan y van buscando nuevos resortes para que se les escuche. Así que me decido a finalizar el tema (al menos para mí) con esta nueva aportación.
 
Me llegó a mi correo hace unos días una entrada de los escépticos abundando en la homeopatía y en las medicinas que ellos llaman complementarias o alternativas. La novedad estaba en que, en lugar de atacar únicamente a la homeopatía, metían en el mismo saco a todas las otras terapias naturales y en lugar de atacar a los terapeutas, criticaban a los médicos por no tomar medidas ante el auge de lo que consideran “pseudoterapias”.
 
Lo leí y me pareció muy bien escrito, muy interesante y, sobre todo, novedoso en el planteamiento inicial y, lo que es más importante, escrito por una periodista médico. Paso a comentarlo.
 
El punto de partida es: ¿Por qué los médicos, lejos de criticar y rechazar a las medicinas alternativas, las acogen en su regazo? ¿Por qué incumplen los principios éticos más básicos de la medicina?
 
Y se exponen varias razones:
 
1. Corporativismo. ¿Cómo va a criticar abiertamente una organización médica oficial una medicina alternativa si entre sus filas y secciones, incluso entre sus puestos más altos, se encuentran médicos practicantes de ella? ¿Cómo va a criticar un médico públicamente la medicina alternativa, cuando entre sus colegas puede haber uno que la practique y con la que pueda entrar en conflicto?
Por eso, respuestas como la del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España resultan tan ilustrativas: “Mientras que lo apliquen los médicos, no hay nada que objetar”.
Es curioso esto que dice porque a veces son los mismos médicos los que practican o utilizan todo tipo de terapias que muchas veces la única explicación que tienen es la de ser lo último o lo más novedoso o lo que se lleva. Se acusa a los no médicos de utilizar terapias de discutible origen y resultado, sin mirar la viga que tienen en el ojo. A veces son peores los médicos en cuanto a la selección de terapias. Y la visión del Consejo General es la respuesta que tienen para defenderse de casi todo lo que les plantea problemas. Haz lo que quieras mientras seas médico. Al fin y al cabo viven de lo que les pagan los mismos médicos, ¡cómo no van a defenderlos!
 
2. Dinero. La demanda en el uso de las medicinas alternativas se incrementa y es un negocio creciente. Ante este fenómeno, los médicos pudieron actuar en su momento básicamente de 2 formas, informando a la población sobre la ausencia de evidencias científicas de éstas y frenarlas o subirse al negocio y decir que “es mío, mío y sólo mío”. Los médicos eligieron lo último, considerando (entre otras cosas) a la homeopatía como un “acto médico”, lo que quiere decir que si la practicas sin ser médico es delito. ¿Recuerdan el intento de regulación de las medicinas alternativas en Cataluña que tuvo lugar en 2007 y que, al final, se quedó en casi nada? ¿Saben en qué andan ahora los médicos? ¿En denunciar casos de mala praxis por la aplicación de medicinas sin eficacia demostrada y así salvaguardar a los pacientes? ¡No! ¡En denunciar exclusivamente a aquellos que apliquen las medicinas alternativas y no sean médicos! ¿He mencionado ya el corporativismo?
Este es el mejor punto de todos cuanto escribe. Realmente los médicos no pasan la vida verificando si algo funciona o no, si sus pacientes mejoran o no, si tal terapia sirve mejor o peor que tal otra. Para ellos lo más importante está en echar fuera del huerto a los que no son como ellos. Y esgrimen todo tipo de argucias, estrategias, argumentos y malos modos para ello.
 
3. Desinformación e ignorancia.La mayoría de los médicos, utilicen o no medicinas alternativas, no tienen ni idea de la evidencia científica real que hay detrás de ellas. Por ello, es lógico que no quieran hacer declaraciones, pues no saben sobre el tema porque no se han formado específicamente sobre ello.
¿Y le parece extraño? Yo hace tiempo que lo tengo comprobado, pero no generalizaría. Hay representantes muy muy dignos que sí saben lo que hay y lo que hacen.
 
4. Conflicto con los pacientes que utilizan medicinas alternativas. Criticar a las medicinas alternativas te garantiza una dura respuesta de sus usuarios más creyentes y hacerte pasar un mal trago. Es normal que muchos médicos quieran evitar meterse en dicho berenjenal y vivir más tranquilos. Yo misma tengo que reconocer que cada vez que voy a publicar un artículo crítico con las medicinas alternativas me preparo psicológicamente para el chaparrón que me va a caer (y siempre cae, se lo aseguro). Así que es totalmente lógico que no estén muy animados a realizar críticas.
¿Y por qué será esto? Es muy curioso. Los pacientes no saben nada y se equivocan, pero siguen prefiriendo las terapias alternativas cuando pueden. ¿No le llama la atención? ¿Y además cuando con la medicina oficial no tienen por qué pagar dinero abundante por las medicinas?
 
Creo que la periodista-médico, Shora, es muy sensata y no tiene pelos en la lengua, pero parte de una premisa que es equivocada: LOS MÉDICOS LO SABEN TODO. No solo no es cierto que lo sepan todo –como ella misma critica-  sino que la mayoría de las veces se dedican exclusivamente a sobrevivir o a ganar la mayor cantidad de dinero posible. ¿Desde cuándo un médico sabe lo que es bueno o malo para el paciente? ¿Desde cuándo el médico es un dios? En mi opinión esto es algo así como un virus que se les mete a los nuevos médicos a lo largo de todos sus estudios y, a base de repetición, llegan a creérselo a pies juntillas. NO tienen ninguna autoridad, repito, ninguna autoridad para decidir si las terapias, despectivamente llamadas alternativas, son efectivas o no, y mucho menos sin aplicarlas y conocerlas.
 
El primer paso debería ser el de verificar los criterios científicos de cada una de las terapias y, si hubiera duda, ser lo suficientemente sincero como para dar un paso más y validar mediante su aplicación la efectividad o la inutilidad de las mismas. Sorprende ver cómo médicos de la misma universidad y de los mismos estudios y de la misma especialidad discuten sobre la efectividad de tal o cual técnica, basándose cada uno en sus ideas y no en los resultados. Debieran imitar a Constantino Hering que –como he relatado ya en otras entradas- fue contratado por el colegio de médicos para hacer un estudio crítico de la Homeopatía con el que acabar y demoler esta pseudociencia. Curiosamente Hering estudió y puso en práctica todos y cada uno de los principios de la Homeopatía, llegando a redactar un informe en el que no solo no hundía a la Homeopatía, sino que le daba carta de naturaleza diciendo las potencialidades y las capacidades curativas de esta terapia. Igualmente deberían hacer con otras terapias como la acupuntura. Cada día me río entre dientes cuando llega un enlace “científico” diciendo que la acupuntura no sirve para tal y cual cosa o para tratar tal o cual dolencia. Y me río porque los orientales llevan 3000 años tratándose con acupuntura y con fitoterapia y ahí los tienen, la raza más extendida y abundante y siguen utilizando la acupuntura para todo. Pero nosotros, los occidentales, le ponemos peros a la acupuntura porque ni nos hemos molestado en entenderla, ni confiamos en ella ni siquiera somos capaces de verla desde otras perspectivas más fiables que las de la mera estadística y la de la cuantificación de los éxitos.
 
Y me llama la atención porque cada día se producen más muertes por los efectos iatrogénicos de los medicamentos alopáticos. Cada día se producen más medicamentos que no sirven para nada, ya que las estadísticas no logran superar más allá del 30% de efectividad en lo que pretenden curar, revelándose casi como placebos, pero placebos con enormes efectos secundarios.
 
Y se extrañan de que los pacientes acudan a otras terapias y a otras soluciones. Para mí es evidente que los pacientes están hartos del endiosamiento de gran cantidad de médicos; de la distancia infinita entre los médicos y los pacientes; de la cantidad exagerada de pruebas analíticas y diagnósticas para resultar en que finalmente no tiene Ud. nada y no sabemos lo que le pasa, pero tómese esto que seguro que le irá muy bien; de medicamentos que les producen efectos secundarios exagerados o que simplemente les condenan a su uso para toda la vida. Y se extrañan de que les pidan otros tratamientos. Y no se extrañan de que los pacientes se vayan a otras terapias que los tratan mejor, que los curan y que los atienden como personas antes que como pacientes.
 
Y se extrañan de que la sociedad esté harta de tanta medicalización, cuando son los que más privilegios tienen. Por ejemplo, cuando Ud. o yo nos jubilamos, se acabó el asunto. No se trabaja más. Sin embargo, los médicos se jubilan, cobran su jugosa jubilación y pueden seguir teniendo consulta como si no pasara nada. Mientras trabajan, pueden decidir si mantener su consulta privada mientras trabajan en la pública o cobrar un complemento cuantioso por dicha exclusividad. Si eso no son privilegios…
 
Repito, no tienen autoridad los médicos para decidir lo que es digno o no digno de curar. Porque no han hecho nada por conseguirla. Protocolizar las enfermedades les defenderá de posibles denuncias, pero no están ni siquiera convencidos de que lo que recetan cure las dolencias de los pacientes.
 
Y tras esto, los escépticos insisten en que la homeopatía es un timo y que evita e impide que los pacientes reciban el tratamiento adecuado a su dolencia y eso ES UN CRIMEN. Lo siento mucho, escépticos, pero los pacientes son libres, son autónomos, son quienes finalmente deciden lo que quieren o no quieren hacer, la terapia que quieren utilizar y el terapeuta que les va a tratar. Con base científica o no. Por el boca a boca o por otras referencias. Y estaría bueno que unos científicos de medio pelo fueran a quitarme mi derecho a elegir lo que quiero y cómo lo quiero.
 
Deberían también los escépticos plantearse cómo es posible que en la India (y en Pakistán igualmente), uno de los países más poblados de la tierra, el número de médicos y hospitales homeopáticos sea tan alto y cómo la medicina homeopática es casi siempre la medicina de elección. A lo mejor es que los indios, además de pobres, son tontos de nacimiento y les encanta que les den placebo.
 
Igualmente deberían plantearse el hacer los suicidios homeopáticos con medicamentos homeopáticos pero sobre todo en las cantidades y repeticiones aconsejadas. Es decir, es estúpido que los escépticos aparezcan echando una bola de naftalina en un embalse y digan que según la homeopatía los que beban ese agua ya nunca deberán tener diarrea, cuando lo único que han hecho es ensuciar el agua. Si desean probar NAPHTALINUM, lo mejor que pueden hacer es preparar el remedio homeopático según cualquiera de las farmacopeas homeopáticas existentes (francesa, alemana o americana) y es seguro que le hará más efecto que si se dedican a hacer el idiota delante de las cámaras. No se puede hacer un experimento y más aún si es una burla sin seguir lo que sería un tratamiento homeopático. Todo lo que no sea así no es más que una burda manipulación informativa.
 
Y para terminar, me gustaría añadir dos cosas interesantes:
- Dicen que los escépticos que no hay base científica para la Homeopatía y sin embargo no paran de publicarse estudios de carácter científico sobre ella. Una buena recopilación es la de Nancy Malik (http://knol.google.com/k/scientific-research-in-homeopathy) o la del Hospital Homeopático de Liverpool
(http://www.facultyofhomeopathy.org/media/facts_about_hom/)
 
- Convendría leer el artículo científico que publiqué en el blog de Homeopatía sobre el uso de la homeopatía en vacas lecheras
http://homeopatasenelalambre.blogspot.com/2011/11/suplementacao-de-vacas-leiteiras-com.html
con el espectacular resultado de que las píldoras que dicen los escépticos que son inertes, que el medicamento que dicen inexistente porque según el número de Avogadro no contiene molécula alguna, que el efecto que es placebo… produce un aumento de las proteínas en la leche de las vacas. Así, como por arte de magia.
Y todavía se atreven a decir que la Homeopatía es un cuento y publicar una lista de la vergüenza. De verdad que la vergüenza debería ser la suya por atacar lo que no conocen, lo que no practican y lo que se obstinan en no querer ver: la Homeopatía cura, es efectiva y no produce mal. Demuéstrenme lo mismo con la medicina que Uds. defienden.
 
PD. Si les interesa ver a una jauría de hienas mordiendo cadáveres, les ruego que lean los comentarios al enlace del que ha surgido esta entrada. Y luego dicen que son objetivos, científicos y bienpensantes. http://amazings.es/2011/11/16/por-que-los-medicos-no-frenan-el-auge-de-las-medicinas-alternativas/

7 comentarios:

  1. !Hola!Andrés
    Soy MªCarmen, la madre de Jose Ig.En lo referente al tratamiento de mi hijo, lo iniciamos sobre el día 27 de octubre.Silicea 6DH,dos comprimidos en el día y Lycopodium 30CH tres gránulos por dos veces en semana y aunque he leido sobre este medicamento y me parece muy acertado. Hasta el día de hoy no he notado cambio ninguno.Se lo he dejado de dar el día 6 de Diciembre.Lo que sí es muy significativo en él,es su comportamiento infantil,por eso creo que no quiere afrontar los queaseres que le cuestionan el tener que esforzarse para salir de su propio mundillo a otro que le supone un cambio,con responsabilidad.He leído sobre el síndrome de Peter Pan y lo encuentro muy identificado con esa carasteristica de "no quiero hacerme mayor".Necesita algo que lo haga ver que madurar es importante y que hay que afrontar el día a día sin miedos y escondiendose para poder sentirse realizado como persona y llegar a una edad adulta sin tantas ataduras emocionales, y no como él está aprendiendo a sacar su frustración con autoridad y terquedad en casa con los que considera más debiles como por ej.con "mamá".Por eso su relación conmigo es tan difícil porque le obligo a salir de su mundillo y él solo quiere de mí la parte.El que lo cuide y lo mime.¿Qué me puede aconsejar sobre esta cuestión, seguimos con el mismo tratamiento?.
    con la rinítis matutina sigue igual.
    Yo no pierdo la fé en la homeopatía,ni la confianza en usted por eso le quedo muy agradecida por haberme contestado siempre y porque sé que hay una persona que, "me escucha" y esta ahí.Sin más gracias por su dedicación.Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Hola, MariCarmen!!

    Lamento que no haya habido mejoría.
    Le ruego que deje de darle el tratamiento que le propuse.

    Como ya le dije en anteriores comentarios, la homeopatía seguro que puede ayudarla en su problema con su hijo, pero lo más acertado es que busque un homeópata que pueda tomar el caso con claridad y adecuadamente. Es realmente difícil intentar ayudarla en un caso de este tipo por medio de estos comentarios.
    Lo siento pero prefiero no perjudicar a su hijo con tratamientos inadecuados.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. ¿Haz escuchado hablar de los placebos?, pues eso mismo es la homeopatía, osea nada, pura agua (o alcohol) artículos como este hacen que la gente sea mas tonta y crea en cosas tan absurdas.
    Entonces si el agua tiene memoria, tiene cantidad infinita de bacterias, enfermedades, etc.
    ¿O acaso existe algún botón de reset para el agua?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que a mí me alucina, Monsebrak, es lo atrevida que es la ignorancia. ¿No os cansáis de repetir siempre lo mismo? ¿No os cansáis de esa arrogancia que os hace caer en el insulto barato los que disfrazáis vuestra ignorancia de escepticismo?

      Eliminar
  4. Hola, Monsebrak!!

    Sé perfectamente lo que es un placebo, al igual que sé lo que es un escéptico.

    Si la homeopatía es placebo, lo que estás afirmando es que todos los comentarios (que aparecen a lo largo del blog) de las personas que me han pedido consejo y que han corregido sus desequilibrios, no son más que puritita imaginación, placebo y engaño.

    Quizás sea placebo (aunque lo dudo) pero, si lo es, la Homeopatía es una ciencia tan potente que es capaz de curar con placebo, cosa que la medicina alopática solo sueña con conseguir.

    Por otra parte, es curioso lo que dices de las bacterias del agua y todo eso. Ciertamente las aguas tienen su microbiota y sus bacterias. Cuando se hacen los análisis de aguas se cuantifican y si tienen tanto o cuanto nivel de bacterias se declaran no potables. Pero no se dice nada de que el cuerpo humano está lleno de bacterias y de virus y que se está comprobando la gran influencia que estos organismos tienen en nuestra salud y en su conservación. Como dice mi profesor, el Dr. Pablo Saz, deberían analizar esas microbiotas para averiguar si la mayor parte de los contenidos terapéuticos de las aguas medicinales provienen de ellas y no tanto de los minerales en suspensión que estas aguas portan.

    Hay además algo que los escépticos y la gente como tú se empeñan en obviar: cuando se prepara un medicamento homeopático se le somete también a sucusión, es decir, a agitación repetida. Es decir, la memoria se implanta por la disolución de la tintura madre y por la sucusión. Si te olvidas de una de estas dos acciones no tienes medicamento homeopático, sino simple y pura agua diluida.

    ¡Ojalá hubiera un reset para la cabeza de algunos!

    ¡Ah, los que me escriben te agradecen que les llames tontos y absurdos! Y yo añado: ¡Cúrame y llámame tonto!

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Andres.
    Lo de buscar un homeopata lo tenemos difícil,pues este verano lo llevamos a un pediatra-homeopata y no nos gusto, porque lo notamos muy indeciso hasta llamo por telefono para preguntar a alguien sobre el tema y despúes de consultar, un libro nos dijo que le diesemos phophorus 30ch.(3)una vez y que volviesemos al mes¿cuando le pregunte,si era en granulos o glóbulos.Me contesto que daba igual.Yo, se los dí en gránulos.No note mejoría ninguna.Así que no volvímos más.Pués,la verdad,no esta la economía como para ir a alguien que no nos trasmite confianza.No,tenemos referencias de ningún homeopata.Así,que esperaremos.
    No creo que sea tan difícil encontrar un remedio para un niño muy tímido,dulce y cariñoso,que cae bien a todo el mundo y que por culpa de esa timidez y una mente inquieta(deficit de atencion sin hiperactividad)no tiene buenos resultados escolares por tanto se frustra y se niega a seguir esforzandose.
    Muchas gracias por su atención y dedicación.
    Mi hijo,le llama "el tito Andrés".Le deseamos un muy prospero año nuevo y que sus deseos se hagan realidad.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, MariCarmen!!

    Lamento también que su experiencia con el pediatra-homeópata o haya dado los resultados esperados.

    Tiene Ud. mucha razón cuando dice que no debe ser difícil encontrar un remedio para su hijo: probablemente no debería ser difícil, pero la realidad nos dice que lo es.
    No quiero extenderme demasiado, pero a veces las cosas que Uds. consideran importantes, no lo son tanto desde el punto de vista hoeopático; sin embargo, otros síntomas que Uds. ni consideran, se revelan como los decisivos para seleccionar el remedio adecuado. Es decir, no debería ser dificil, pero de verdad que muchas veces es más difícil de lo que cualquiera piensa (nosotros incluidos).

    Permítame que intente hacerle un regalo de Navidad a su hijo. Le ruego que pruebe con el siguiente remedio: CALCAREA PHOSPHORICA 6DH, trituración (lab. Iberhome - en farmacias). Diluya dos cacitos en un poco de agua y déselo tres veces al día, antes de cada comida.

    Escríbame después de las fiestas y valoramos.

    Gracias por sus buenos deseos y sus amables palabras. Yo también les deseo lo mejor para estas fiestas y lo más bello para el nuevo año.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar