Aviso para las consultas

Este blog tiene habilitada la moderación de los comentarios, por eso, todas las consultas que nos envían, aparecen publicadas al final de la semana, porque es el domingo cuando contestamos a sus preguntas. Gracias por su generosa paciencia.



jueves, 29 de marzo de 2012

Medicina Natural, enfermedad psíquica y Homeopatía (I)

Esta última sesión del Postgrado de Medicina Naturista la pasamos embarcados en las entrañas de las enfermedades psíquicas, de la mano del psiquiatra Josep Tappe. Nunca he sido un enamorado de la psiquiatría y mucho menos de los intríngulis del alma humana o de las terapias que trabajan sobre ella, sin embargo, debo decir honestamente que la sesión fue abundante, interesante, bien planteada y llena de puntos para la reflexión y el estudio. Me permitiré reproducir los apuntes que tomé de esta sesión porque creo que pueden ser de gran interés para todos.

ANSIEDAD

Es pasar la vida preocupándose por cosas que no sucederán, es “vivir en el futuro”.

Los síntomas más comunes son: la anticipación ansiosa (prever el futuro); la expectación ansiosa (estado de hipersensibilidad); tensión psíquica (aprensión, bloqueo, estado egodistónico) y tensión física (contracturas, hipertensión arterial…)

Es un estado de bloqueo. Se expresan estos síntomas en tres grandes síndromes: TAG (trastorno por ansiedad generalizada); TCP (trastorno por crisis de pánico o angustia –episódica-) y somatizaciones (disfunciones físicas sin causa biológica).

Según EYSENCK hay tres dimensiones en nuestra personalidad: el neuroticismo, el psicoticismo y la psicopatía. La ansiedad patológica es cuando la ansiedad basal se descontrola y nos bloquea.

Hay que buscar la esencia de esa ansiedad. Biológicamente: el cerebro funciona demasiado. Hay exceso de catecolaminas y desequilibrio en el SNC (sistema nervioso central – simpático y parasimpático). Cognitivamente: algo malo va a suceder. Conductistamente: la tensión motora genera tensión psíquica, que a su vez alimenta la tensión motora y… se crea un círculo vicioso. Psicodinámicamente: ¿qué inoculación patógena se le mete al niño para hacerlo ansioso? Se le introduce la inseguridad y la anticipación. Socialmente: influencias socioculturales, por ejemplo, la inestabilidad vital o el exceso de requerimientos funcionales sobre el individuo. Existencialmente: el sentido de la vida y la muerte. En las crisis de angustia, la sensación principal es el miedo y la sensación de que te estás muriendo. Separativamente: La separatidad es excesiva e hipertrofiada. “Estoy asilado. Nadie puede ayudarme y todos son felices menos yo”. Por eso, intenta conectar con el futuro y predecir. El cerebro gasta mucha energía –glucosa y oxígeno- con esta situación.

Muchas veces el problema psíquico te muestra los puntos débiles que debes corregir para alcanzar un equilibrio vital. También nos enseña los peligros de intentar controlar lo incontrolable. Después de una crisis de angustia, viene una gran relajación.

Se suele tratar con benzodiacepinas y esto provoca un efecto rebote: crea tolerancia y por repetición, crea dependencia.

Hay cuadros de ansiedad que justifican esta medicación, pero vivir con ellas es totalmente perjudicial.

Tratamiento natural

Fitoterapia: lúpulo, azahar, tila, melisa, valeriana, lavanda, verbena, hipérico, pasiflora, amapola, manzanilla, magnolia, cimicífuga (la melisa junto con la salvia tienen efecto equilibrante). Lo mejor es tomar una sola. Cada persona tiene una planta que le hace bien y consigue modificar sus comportamientos.

Dieta: lechuga, tomate, patata (tiene benzodiacepinas vegetales), arroz y cereales integrales (vitamina B). La avena tiene un alcaloide que es la avenina. Frutos secos, magnesio, ácidos grasos esenciales (especialmente los omega-3).

Ritmo biológico adecuado: Dentro de la medicina tradicional china, el ansioso estaría situado en el elemento tierra. Tendría este elemento hipertrofiado. Se puede regular este exceso tierra, aumentando el elemento madera (ira) para que controle o compense el elemento tierra. Por eso, el mejor regulador es: el ejercicio físico, la hidratación, escribir un diario de las cosas que te pasan, arteterapia, higiene física y psíquica y la presencia de un confidente que te escuche.

Técnicas de relajación: estimulan la producción de neurotransmisores. Por ejemplo:

- Se pueden hacer círculos en el entrecejo: para dispersar, los círculos se hacen en el sentido de las agujas del reloj; para tonificar, los círculos se hacen en el sentido contrario a las agujas del reloj.

- Frotar los lóbulos de las orejas: movimientos de masaje durante algunos minutos.

- Muñecas: frotar las muñecas una contra otra y movimientos de soltar las muñecas.

- Rascar el antebrazo, con un peine o con la mano.

- Entrelazar los dedos y apretar (como rezando). Tiene su acción sobre los pliegues interdigitales.

- Frotar los ojos con las palmas de las manos (estimula el parasimpático).

- El punto del plexo solar en los pies (el hoyuelo del centro del pie bajo el mollete de apoyo).

- El baño de contraste depies (agua caliente a 37 grados y luego con agua fría)

- Masaje entre la apófisis xifoides y el ombligo (correspondiente al tercer chakra).

Homeopatía: Gelsemium, Ignatia amara, coffea, nux vómica

Flores de Bach: Agrimony, mimulus, sweet chestnut, álamo temblón, rescue remedy

DEPRESIÓN

Es la vía donde va nuestra cabeza cuando no puede más. La solución es mantener la mente ocupada y entretenida.

Se puede llegar a la depresión por muchas vías. La depresión estaría en la MTC asociada al elemento metal (otoño – pulmón). Cuando hay un exceso de metal, sobreviene la depresión. Cuando se claudica con la ansiedad, sobreviene la depresión. Hay que tonificar el elemento fuego (alegría) para evitar la depresión.

Hay una bajada de la energía vital (mente y cuerpo) que produce >> Un aumento de la sensación de estar separado del resto del mundo , que a su vez produce >> un afloramiento de la sombra (del inconsciente, de la culpa) y esto influye nuevamente sobre la energía vital, bajándola.

Una cosa es la depresión y otra bien distinta es la tristeza.

Los síntomas de la depresión son: el vacío existencial (más allá de la tristeza); la anhedonia (ausencia de placer de las cosas de la vida) y la desesperanza.

Llegada la depresión a su nivel máximo, se invierte el proceso y se cura sola. Los medios informativos dicen lo contrario y dicen que necesita medicación. Excepto las depresiones endógenas que son muy raras, las demás curan solas. Las más frecuentes son las neurosis depresivas, las distimias o las exógenas.

Para una buena salud mental, dos conceptos son necesarios: la flexibilidad y el equilibrio. Dicen que para el año 2050, la depresión será el principal problema sanitario. Es un problema de sociedades que pueden permitirse el lujo de padecerlas.

El sentimiento de culpa es la base del depresivo.

En nuestro cerebro hay tres zonas que guardan información de nuestro origen animal: el tronco cerebral, donde se situaría el cerebro reptiliano; el sistema límbico, donde se situaría el cerebro del mamífero; y el neocórtex o corteza prefrontal, donde estaría el vínculo con el cerebro de los primates o el cerebro humano. El cerebro reptiliano es hiperactivo en los psicópatas y actúa en el presente; el cerebro mamífero es hiperactivo en los neuróticos y actúa en el pasado; finalmente el cerebro primate hiperactúa en los psicóticos y actúa sobre cosas que no existen.

El paciente depresivo es una persona hiperrresponsable y esto le genera culpabilidad. Sus frases de cabecera son: “no somos nada”, “esto es un valle de lágrimas”, “vamos a la deriva”…

De niños han sido culpabilizados y han tenido demasiados límites y rigidez. Están llenos de frustración existencial. El psicópata está cagado de energía, por lo que consigue muchas veces cambiar las cosas; el deprimido no tiene fuerzas para el cambio.

Uno de los síntomas típicos es el SÍNDROME DE INDEFENSIÓN APRENDIDA. Es la falta de respuesta ante los ataques, falta de respuesta que se mantiene en posteriores ataques. En el deprimido hay ira reprimida, hay autoculpación y la evitación (hace que no acepte responsabilidades ni las desee porque está justificado porque está deprimido).

La depresión produce bajada de las catecolaminas. El depresivo se crea trabas para no salir de ese estado. Es su modo de expiar la culpa.

En la depresión endógena hay causas genéticas, biológicas, de medio ambiente y personales.

No cubrir adecuada y satisfactoriamente las distintas etapas del duelo, puede promover la depresión. Las etapas del duelo serían: negación, rabia, negociación con Dios o la divinidad, depresión (esto es lo que hay) y adaptación.

Cómo salir de la depresión:

- Luz y aire libre

- Exposición al sol (produce melatonina y serotonina)

- No meter toxinas en el organismo (psicológicas o físicas): alimentación ecológica y adecuada.

- Vivienda sana

- Menos televisión (y si es posible, nada)

- Lecturas (libros de autoayuda, …)

- Registro diario de los buenos momentos en el día: momentos felices, actos positivos que se han hecho, enseñanzas que se hayan obtenido

- Ejercicio aeróbico regular (desintoxicar, activar, sacar la rabia…)

- Musicoterapia

- Reencuentro de lo sencillo y original

- Aceptación de las sombras de nuestra mente: relativizar, desdramatizar, ver…

- Mayor vivencia corporal

- Eliminación del concepto de culpa y sustituirlo por el de responsabilidad.

- Uso de fuentes más sanas de energía psíquica

- Aceptación de las limitaciones propias y ajenas

- Relaciones estimulantes y enriquecedoras

- Cuatro preguntas:

o ¿Qué pasó en mi infancia?

o ¿Qué me falta y qué me sobra en mi desarrollo como persona?

o ¿Qué me quiere decir mi depresión?

o ¿Qué sentido tiene mi depresión?

(Siempre que hay sombra, hay luz. Solo hay que buscarlas. No hay que identificarse con nuestra parte negativa)

Remedios naturales

Fitoterapia: Hipèrico (inhibe el MAO y aumenta la serotonina; también baja la eficacia de otros medicamentos, porque activa el hígado para producir desintoxicación); grifonia y rodiola (precursores de la serotonina), azafrán; plantas neurotónicas como tomillo, romero, gingseng, ginko, regaliz, jengibre, especias, salvia.

Dieta: plátano (triptófano, precursor de la serotonina), garbanzos, lácteos, aguacate, frutos secos, cacao, chocolate, antioxidantes, uvas pasas, zanahoria, mijo, ostras, carne de vacuno (la de cerdo, no), ácidos grasos esenciales. El ayuno es euforizante y combate la depresión.

Ejercicio: ejercicio suave (chikung, taichí, yoga), porque hace circular la energía y la sangre.

Reflexoterapia:

- Estimular el punto entre el labio superior y la nariz

- Estimular la palma de la mano

- Estimular la planta del pie en general (aunque es mejor andando)

- Estimular el plexo solar del pie

- Estimular frotando el hara o dantien, entre el ombligo y la entrepierna

- Frotar la zona sobre los riñones y friccionar (están situadas las glándulas suprarrenales)

- Estimular los hoyuelos debajo del reborde tibial

Homeopatía: Lachesis, acidum phosphoricum

Flores de Bach: gentian, mustard, aulaga

Respiración: practicar la respiración energetizante (kapalabati), poniendo las manos en el abdomen. Inspirar profundamente y cuando se llega al máximo, expulsar fuertemente el aire. Es muy útil cuando interesa coger energía y sacar toxinas.

2 comentarios: