Aviso para las consultas

Este blog tiene habilitada la moderación de los comentarios, por eso, todas las consultas que nos envían, aparecen publicadas al final de la semana, porque es el domingo cuando contestamos a sus preguntas. Gracias por su generosa paciencia.



domingo, 16 de marzo de 2014

Presentación del libro “Guía Homeopática de Consulta”

Dijous d'autor_Guia homeopatica
 
Este texto pertenece a la presentación que escribí para el libro de mi compañero y amigo Pablo Santaeugenia Bueno, titulado “Guía Homeopática de Consulta” que ha visto la luz hace unas semanas. Conviene señalar todo el esfuerzo que ha supuesto publicar el libro, debido principalmente a esta crisis que afecta a todos los aspectos de nuestra sociedad y de nuestra actividad. El hecho de que haya tendio que hacerlo mediante la autoedición no es una baldón, sino una muestra más del enorme amor por la homeopatía de Pablo.
Los interesados en adquirir el libro pueden hacerlo por medio de un correo electrónico al autor
pausant13@hotmail.com o en la web de la Associació per la salut natural i paradigma quantic (http://www.consultorineftis.org/AULA/Aula.htm). El precio del libro es de 20 € + gastos de envío).
 
No habrá quién discuta que la ciencia médica ha avanzado en estos últimos cincuenta años más de lo que había avanzado hasta entonces, guiada sobre todo por los avances en materia tecnológica y apoyada por avanzadas máquinas de diagnóstico, análisis y cirugía.
 
Por otra parte tampoco es de ignorar que las investigaciones farmacológicas han progresado gracias a inversiones multimillonarias por parte de los laboratorios farmacéuticos, convertidos en los verdaderos investigadores e instigadores de los progresos de la terapéutica médica.
 
Las Universidades de Medicina de todos los países y de todas las ciudades se llenan de estudiantes, seleccionados de entre los mejores estudiantes de cada generación con el fin de transmitirles los conocimientos amplios, necesarios y suficientes para la noble tarea de cuidar la salud de sus semejantes.
 
Sin embargo, tampoco se nos oculta que cada día la ciencia médica está más deshumanizada, más exenta de empatía y vendida a una técnica que hace de los médicos puros gestores de analíticas, radiografías, resonancias o biopsias, convirtiéndoles en seres cada vez más ajenos al sufrimiento de los demás.
 
Tampoco debemos hacernos los ignorantes sobre los efectos de tantos medicamentos y de tantas moléculas descubiertas por laboratorios farmacéuticos internacionales que muchas veces más que curar, lo que hacen es cronificar las dolencias e incluso obligar a la dependencia de otros medicamentos para contrarrestar los efectos secundarios de los primeros.
 
¿Y qué tiene esto que ver con este libro que ahora tienen entre sus manos? Poco y mucho, como verán a continuación.
 
Samuel Hahnemann fue el descubridor de la Homeopatía, aunque quizás habría que decir que realmente fue el experimentador y redactor de la teoría homeopática y su puesta en práctica. Es curioso que cuando se menciona a Hahnemann casi siempre es para denostarlo, despreciarlo o hacer con él diana de críticas científicas cuando no personales o históricas. Mi admiración por Hahnemann se basa en un motivo tan simple que cualquiera puede verificarlo. Ha sido el único que ha regalado gratuitamente al mundo una teoría, una terapia y una farmacología totalmente gratuita, destinada a tratar a las criaturas como seres hermanos, como seres humanos. Si eso les parece poco, revisen simplemente las cifras de aquellos países donde la Homeopatía es usada en la actualidad: India (donde es mayoritaria sobre la medicina alopática); Pakistán (de clara influencia inglesa e india y con grandes homeópatas entre sus filas); Inglaterra (defensora a ultranza de los bienes que la Homeopatía produce y de sus efectos terapéuticos); Alemania (cuna de Hahnemann y buena conservadora de sus raíces teóricas); Suiza (donde las terapias alternativas o naturales tienen carta de identidad garantizada por sus leyes y por las decisiones de sus habitantes); Estados Unidos (donde a pesar de tanta influencia tecnológica y de la existencia de tantas empresas médicas y farmacéuticas, continúa siendo una terapéutica ampliamente utilizada y donde las Asociaciones Nacionales Homeopáticas tiene insignes representantes que extienden sus conocimientos a lo largo del mapa mundi).
 
Esta gratuidad en su legado es lo que a mí me rindió y me estimuló a aprender y no me he arrepentido ni un solo día de mi elección. La decisión de velar por “la doliente humanidad” –tal y como él la llamaba- fue la gran apuesta de Hahnemann y hasta ahora nadie ha hecho algo tan generoso y desinteresado.
 
Pero la Homeopatía atraviesa malos tiempos: tiempos en los que es atacada desde fuera; mal comprendida desde dentro; mal aplicada por quienes deberían velarla y respetarla. Tiempos en los que lo que no tiene defensa científica no tiene valor. Lo que no tiene una gran marca o logo que la defienda, no tiene futuro. Porque las personas, obcecadas por el consumo, buscamos las terapias caras y costosas, enojosas y de modernos nombres con los que jugar a ser curados y atendidos. Y la humanidad se muere de desinterés en los individuos y de descuido hacia la salud. Preferimos que nos exploren por cualquiera de nuestros orificios, aunque nos duela y nos deje fuera de combate, antes que ponernos en manos de quienes durante un par de siglos han demostrado que casi todo puede ser curado: desde epidemias de gripe hasta enfermedades mortales en manos de la alopatía. Pero la Homeopatía no vende y por eso es atacada y denostada por quienes ni siquiera la han tomado ni practicado.
 
Un antiguo dicho rezaba así: “Las avispas solo atacan la fruta madura”, y es más que probable que en el caso de la Homeopatía esto sea ciento por ciento verdad.
¿Y qué tiene esto que ver con este libro que ahora tienen entre sus manos?
 
La respuesta es bien sencilla: quien ha escrito este libro no lo ha hecho pensando en el (escaso e inútil) dinero que podrá conseguir por él, sino que ha empleado su tiempo y su experiencia en recoger todo lo que podría ser útil a cualquiera que acceda a la Homeopatía. Ha ofrecido sus mejores lecturas y sus mejores consultas a cualquiera que sea capaz de vivir con un corazón abierto o incluso a aquellos a quienes la VIDA haya dirigido hacia este camino terapéutico. Creo que sin ser este el mayor logro, es un motivo más que suficiente para agradecer a Pablo Santaeugenia su incontable esfuerzo y su admirable y abundante generosidad.
 
Y he dicho que quizás no es este su mayor mérito porque trabajos como el que hoy presento y el lector tiene entre sus manos, ya fueron hechos por los padres de la Homeopatía a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX. Obras de terapéutica podemos encontrar realizadas por nombres como Hering, Lillienthal, Bruckner, Vannier, Clarke… y todas de gran valor para su tiempo y para las generaciones posteriores.
 
El autor nos ofrece en este libro un resumen de la terapéutica homeopática actualizada, ajena a los diagnósticos médicos, porque nunca la Homeopatía ha necesitado de diagnóstico, sino de atención, observación y humildad. Y esta terapéutica actualizada contiene lo que otros hace mucho tiempo encontraron, pero también lo que el autor mismo y nosotros, sus coetáneos, hemos ido descubriendo a lo largo de nuestras lecturas, pero sobre todo, de nuestra práctica diaria.
 
Es posible que los puristas puedan criticar al autor y los contenidos porque no son tan puros como debieran o como a ellos les gustaría. Sin embargo, cuando lo que se busca es el bien de la Humanidad, la salud del paciente y la brevedad del desequilibrio, poco importa el purismo y lo que tiene mayor valor es hacer que el paciente salga de su estado doliente y se transforme en un individuo completo, maduro y gozoso no solo de salud, sino de vivir esta maravillosa vida que se nos regala a cada instante.
 
El autor también nos ofrece una breve –pero no escasa- materia médica de los remedios más importantes y de los que más se utilizan en la consulta diaria. Y no busca la amplitud de síntomas ni el aplauso de extraños, sino que su selección se basa en lo que es más útil para el día a día de quienes trabajan y se curan con la Homeopatía. La selección de los síntomas es ajustada e incluso mucho más fácil de aprender que las reatas de síntomas apenas separadas por comas. Creo que es una muy buena selección y creo que es suficiente para nuestro diario azacaneo.
 
Y por último, Pablo Santaeugenia nos ofrece –ciertamente sin que nadie se lo pida- una visión personal, plagada de conocimientos químicos y físicos, de lo que él cree que es el funcionamiento de la Homeopatía: cómo y por qué funciona, cómo y por qué el organismo reacciona ante unas bolitas insignificantes, sin moléculas numerables de sustancia medicamentosa.
 
Para aquel que tenga conocimientos y una mente abierta, seguro que será no solo un motivo de reflexión, sino una gran ayuda para poder entender mejor cuanto se esconde dentro de la Homeopatía. Para quien no posea esos conocimientos, sin duda será un acicate para adquirirlos y así captar en profundidad toda la verdad que hay en sus líneas y en sus planteamientos.
 
En fin, creo que estamos ante un libro digno de ser leído, digno de ocupar un lugar privilegiado en nuestra librería, en nuestro estudio, en nuestra consulta o en nuestra mesilla. Creo que es un fruto generoso y maduro, puesto en nuestras manos con cariño, atención e interés. Creo, pues, que ha de ser muy útil a todo aquel que haya entendido que las cosas no siempre son como dicen los periódicos, ni la televisión, sino que las cosas son aquellas que demuestran en el día a día su suavidad, su eficacia y su verdad.
 
Andrés Guerrero Serrano
Zaragoza, septiembre de 2012

8 comentarios:

  1. Hola Andés,

    Me esta yendo bien el GrAPHITES 9CH. Han desaparecido el quemazón y el dolor en la vulva. Peersisten los desarreglos hormonales acompañados de dolores articulares, cambios de humor y sobre todo pérdida de masa muscular. Estoy en medicación alopática por hipotiroidismo: EUTIROX 50mg diarios. Creo que estoy perdiendo algo de peso.

    Qué me aconseja sobre ello?

    Gracias

    Yoguini

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yoguini!
      Puede probar CIMICIFUGA 15CH, gránulos (en farmacias).
      Tome tres gránulos una vez en días alternos (es decir, un día sí, y otro no).
      Si hay mejoría en diez días, continúe hasta completar el mes.
      Si no hay mejoría, escríbame.
      Saludos cordiales

      Eliminar
  2. Felicitaciones por tu calidad en la guiar. Tengo diagnostico de esclerosis. El bioenergetico me ha recetado terapia celular y oxigeno embarga gotas. Que opinas y que otros tratamientos existen desde la medicina homeopatica. Muchas gracias. Charlie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charles,

      Ante su cuestión decirle que desconozco la función de la terapia celular y oxigeno. Para poder tratar la Esclerosis desde la homeopatía es necesario conocer del tipo que es y los síntomas que usted manifiesta. La homeopatía como tal no trata enfermedades, si no síntomas.

      Si usted quiere puede dar más datos para poder valorar su caso y saber si podemos darle respuesta.

      Saludos cordiales,

      Eliminar
  3. Buenas tardes.
    Acaban de extirpar me la vesícula. Tenía 3 piedras, no es que fueran muy grandes, pero como garbanzos. El cirujano dijo que puedo comer de todo, y el especialista de digestivo, que debo llevar un régimen.
    Mi constitución es delgada, siempre tuve un peso en torno a los 55 kg. Y mido 163. Pero hace unos años engordas sin comer en exceso, y sin comer comidas grasientas. Eso sí. Me gustaban mucho los quesos.
    Hace unos años, me realizaron una hicterectomia completa, lo cual me provocó una menopausia precoz.
    Con estos antecedentes, quería pedirles, por favor que me aconsejarán que tratamiento homeopático puedo seguir, para ayudar a mi hígado, que ahora no tengo vesícula, y para frenar la pérdida de calcio progresiva, ya que no tolero el calcio, que me recetan y los estrogenos me producen problemas circulatorios, por lo que no los pude poner.
    A parte tengo una hernia lumbar y otra cervical en c5. La acta era racimos, me va muy bien para los dolores de cabeza producidos por la cervical.
    Un saludo. Y muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emilia!

      Para ayudar a su hígado puede tomar extracto de Diente de León y extracto de Cardo Mariano, 10 gotas de cada uno, 3 veces al día. Para el problema con el calcio puede tomar Colágeno Hidrolizado Marino, de Insadiet, 1 comprimido con cada comida y Calcarea Phosphorica 6 DH, 2 comprimidos disueltos en la boca unos minutos antes de cada comida, 3 veces al día. Y por último, tomar Ergymag de laboratorios Nutergia, 1 cápsula con cada comida, le ayudará por su contenido de magnesio.

      Saludos cordiales,

      Eliminar
  4. Hola que puedo tomar para la espondilitis anquilosante....tengo doloresven la zona del Sacro, pelvis,lumbares,despierto entumecida y rigidez ..va pasando la mañana y voy teniendo más movimiento pero con dolor siempre... Me he subido de peso más de 20 kilos y depresión y ansiedad... Cansancio,no querer salir de casa y no hacer nada...k puedo tomar....gracias
    Pili

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pili!

      En su caso, por el tipo de patología que sufre sería conveniente que visitara a un homeópata que llevara su caso. Desde aquí le comentamos que puede tomar, mientras consigue sus consulta.

      Calcarea phosphorica 6 DH, tomando 2 comprimidos antes de las 3 comidas e Aesculus Hippocastanum 6 CH, 3 gránulos 2 veces al día. Además tomar oligoelementos, para su caso Iodo, una ampolla diaria en ayunas. Por la noche, antes de acostarse, puede tomar Cloruro de Magnesio, 2 comprimidos disueltos en agua de Ana Maria La Justicia.


      Saludos cordiales,

      Eliminar