VACACIONES

Desde el domingo 29 de junio hasta el domigo 31 de agosto este blog permanecerá cerrado y no contestaré ninguna consulta, pues me voy de vacaciones y a donde voy no hay cobertura aceptable de internet que me facilite la tarea.
Les deseo salud abundante y mucha paciencia.
Andrés Guerrero


sábado, 20 de octubre de 2007

Sales de Schüssler y Homeopatía

Samuel Hahnemann, el descubridor de la homeopatía, se dio cuenta de las potencialidades de las sustancias consideradas nocivas para la recuperación de la salud. Como no podía dar esas sustancias en dosis ponderales, porque producían unos síntomas agravatorios terribles, consiguió el poder darlas mediante dos técnicas: una la dilución o la trituración y otra la sucusión.

¿Cuándo se usa uno u otra?
Muy sencillo. Lo primero que hay que hacer es preparar una tintura madre mezclando una cantidad de producto original o materia prima con un solvente (agua y alcohol). Cuando la materia prima es vegetal no hay problema, se hace así y a correr. Pero cuando la materia prima es un mineral ¿qué hacemos? Hahnemann descubrió que si trituraba el mineral durante unos cientos de veces (realmente se hace durante una hora por lo menos con cada “dilución”) y lo mezclaba con lactosa, el resultado era el mismo que conseguía con la preparación de la tintura madre.
Así, por ejemplo: con una tintura madre vegetal, él ponía 9 gotas de solvente y una de la tintura madre. Así obtenía la primera dilución 1DH. Repitiendo el proceso desde esta dilución, iba obteniendo las siguientes diluciones 2DH, 3DH... Con la materia prima mineral, como no podía disolverlo siempre, entonces los trituraba con lactosa. Ponía una parte de mineral y nueve partes de lactosa y trituraba hasta convertirlo en el polvo más fino posible, así obtenía la primera trituración 1DH; de ahí iba mezclando cada vez con 9 partes de lactosa y obtenía las siguientes trituraciones. Él comprobó que cuando llegaba a la 3DH, entonces ya podía empezar a conseguir que esta trituración se pudiera diluir en un solvente y no solamente en lactosa. Así consiguió uno de los mayores descubrimientos científicos, el uso de minerales en dosis líquidas.

Generalmente, cada laboratorio indica a partir de qué dilución es posible la comercialización sin efectos provocados por la dosis mineral, es decir, a partir de qué dilución puede tener efectos terapéuticos y no intoxicadores. Generalmente a partir de la TM de ciertas planta y a partir de la 4DH de los minerales.

E
sta dilución favorecía que el enfermo pudiera tomar dicho remedio sin morir rendido por los efectos primarios del medicamento. Así que Hahneman fue más lejos y se dio cuenta de que si en cada dilución, él golpeaba un cierto número de veces el frasco con el remedio diluido, éste adquiría una potencia en sus efectos más intensa, y por eso a cada dilución potenciaba el medicamento y por eso se habla de diluciones y de potencias, que suelen ser semejantes.

En resumen:

Una medicina homeopática dinamizada suele haber pasado por el proceso de dilución y el de sucusión lo que la hace más potente e intensa en sus efectos.

En el caso de las sales bioquímicas son nada más que eso, sales. Han sido trituradas pero no han sido dinamizadas (esto es, no golpeadas para potenciar sus efectos).

Schüssler hizo un experimento en el que se dedicó a quemar cuerpos y diferentes órganos y a recoger sus cenizas, así descubrió que, tras la incineración de estos materiales, quedaban unos restos. Estas cenizas se componían de sales. Al analizar dichas sales, descubrió que cualquier organismo contiene las doce sales bioquímicas, esto es, que puede ser reducido a ese número de sales.

Entonces pensó que, si había alguna enfermedad, podría dar esa sal de acuerdo con el órgano o la patología que le estuviera afectando y el enfermo se recuperaría. ¿Cómo dárselas? Muy sencillo. Acudió al descubrimiento de Hahnemann y se dedicó a triturar las sales y a mezclarlas con lactosa. En sus pruebas llegó a la 6DH y a la 12DH. Y se dio cuenta en sus experimentos que los mejores resultados los obtenía con la dilución 6DH.

Éstas son las diluciones que se emplean en las Sales de Schüssler.

¿Cómo se emplean?

Se emplean según la patología, pero en general contemplan desequilibrios orgánicos y carencias. Afectan a las funciones mentales en tanto en cuanto son sales que actúan sobre la bioquímica del organismo, pero no con la potencia y el desarrollo de síntomas de la homeopatía.

Tienen la ventaja de que se pueden dar largo tiempo y nunca suelen producir agravación. Trabajan muy bien en procesos degenerativos y son muy cómodas de tomar. Por el contrario, la homeopatía necesita un estudio mucho más detallado de síntomas y si te pasas en la dosis o en la potencia puedes provocar una agravación.

Las doce sales son las siguientes:
1) Calcarea fluorica (Calcium fluoride)
2) Calcarea phosphorica
3) Calcarea pulphurica
4) Ferrum phosphoricum
5) Kali muriaticum
6) Kali phosphoricum
7) Kali sulphuricum
8)
Magnesia Phosphorica
9) Natrum muriaticum
10) Natrum sulphuricum
11) Natrum phosphoricum
12) Silicea.

Magnesia Phosphorica, Kali Phosphoricum, Natrum y Ferrum son los constituyentes de los componentes nerviosos; junto con Kali Muriaticum constituyen los músculos. Silicea nutre el tejido conectivo. Calcarea Fluorica nutre el tejido elástico. En los huesos encontramos Calcarea Fluorica, Magnesia Phosphorica y Calcarea Phosphorica. Natrum Muriaticum nutre los cartílagos, y mucosas. Ferrum Phosphoricum nutre el cabello y el cristalino.

Indicaciones de las diferentes sales

Calcarea Fluorica
Elasticidad de los vasos sanguíneos
Enfermedades óseas y dentales
Lesiones discales y molestias articulares
Raquitismo infantil
Induraciones de tejidos y glándulas
Debilidad postural
Envejecimiento prematuro de la piel
Apoyo en el tratamiento de enfermedades tumorales

Calcarea Phosphorica
Enfermedades óseas y dentales
Fracturas que tardan en soldar
Anemia
Procesos pulmonares
Alteraciones de tipo nervioso
Astenia
Trastornos del sueño
Trastornos menstruales
Embarazo
Convalecencia

Ferrum Phosphoricum
Procesos inflamatorios y febriles en fase inicial
Enfermedades infantiles
Estados anémicos
Dolores
Heridas
Hemorragias
Contusiones y distorsiones articulares
Sobrecargas físicas

Kali Muriaticum
Tratamiento anticatarral con secreciones blancas y espesas
Afecciones de garganta, nariz, oído y ojos con inflamación fibrinosa
Procesos pulmonares, bronquitis
Reumatismos
Tendovaginitis
Verrugas
Sabañones
Reacciones a vacunas
Quemaduras

Kali Phosphoricum
Estados nerviosos
Debilidad muscular
Lumbalgias
Alteraciones cardiacas de tipo nervioso
Ansiedad con palpitaciones
Hemorragias
Paresias
Estados infecciosos e inflamatorios con secreciones fétidas

Kali Sulphuricum
Procesos patológicos que no acaban de manifestarse
Inflamaciones crónicas
Afecciones cutáneas descamativas
Catarros purulentos crónicos
Catarros gatrointestinales
Hepatitis
Nefritis
Dolores articulares reumáticos

Magnesia Phosphorica
Espasmos
Cólicos y algias
Neuralgias
Opresión en la región cardíaca
Migraña
Flatulencia
Meteorismo
Problemas de dentición
Diarreas acuosas
Tos convulsiva en niños de corta edad

Natrum Muriaticum
Anemia
Clorosis
Anorexia
Pérdida de peso
Catarro con secreción serosa
Catarro gastrointestinal con diarrea acuosa
Disminución de la acidez
Estreñimiento por atonía intestinal
Hemorroides
Hormigueo y entumecimiento en las extremidades
Erupciones cutáneas exudativas
Dolor reumático
Cefaleas
Migrañas

Natrum Phosphoricum
Enfermedades agudas o crónicas, especialmente en niños
Trastornos metabólicos
Exceso de ácido clorhídrico
Pirosis
Vómitos ácidos
Diarreas de fermentación
Reumatismo
Ciática
Gota
Adenitis
Inflamaciones oculares
Amigdalitis
Faringitis
Cistitis
Cálculos biliares y renales

Natrum Sulphuricum
Enfermedades de los órganos de excreción (hígado, vesícula biliar, riñón, vejiga)
Erupciones cutáneas, sarpullidos
Heridas antiguas
Úlceras exudativas en las piernas
Edemas
Infecciones gripales
Molestias reumáticas

Silicea
Remedio de infecciones agudas y crónicas supurativas de todo tipo.
Paredes vasculares distendidas
Enfermedades del cabello y las uñas
Induraciones ganglionares
Procesos de cicatrización
Fístulas óseas
Caries
Raquitismo
Sudores nocturnos
Orzuelos
Reducción de ácido úrico en sangre

Cacarea sulphurica
Abcesos, forúnculos
Inflamaciones del tejido conectivo
Amigdalitis purulentas
Catarro bronquial purulento
Cistitis y nefritis
Resfriado crónico con afectaciones purulentas de los senos
Fístulas anales
Reumatismo crónico
Insomnio
Pérdida de memoria
Vértigos

Resumen

Para el uso de las sales son necesarios menos síntomas que para el uso de la homeopatía. El uso de las sales suele ser de larga duración, pues su efecto es NUTRIR más que provocar una reacción en el organismo.

Existen repertorios con los síntomas de cada una de las sales que pueden ayudar a seleccionar las más adecuadas a cada situación.

Con respecto a la homeopatía suele aconsejarse no mezclar remedios para así poder controlar los efectos del mismo; en el caso de las sales, suele aconsejarse el uso de dos o tres al mismo tiempo, pues unas apoyan a otras en los distintos proceso patológicos.

La dosis depende de la cantidad de producto de los comprimidos, pero una dosis aproximada para problemas agudos podría ser de 2 comprimidos cada cuatro horas; mientras que para procesos crónicos podría ser de dos comprimidos dos veces al día.

De cualquier manera, es el terapeuta o el sentido común el que debe indicar la dosis adecuada.

Bibliografía

  • Boericke. Los doce remedios de los tejidos. B.Jain.
  • Lluis Roda y Fábregas. Sales bioquímicas del Dr. Schüssler. Descripción y repertorio. Índigo
  • Eric Graf. Manual and clinical repertory of a complete list of tissues remedies. B.Jain


De entre las distintos laboratorios que comercializan las sales bioquímicas están:
Heliosar (spagyria); Homeosor (Soria Natural); DHU; Iberhome; Boiron; Biótica...

domingo, 14 de octubre de 2007

Técnicas del Drenaje y la Desintoxicación Homeopáticos (1)

Introducción
Samuel Hahnemann, el fundador de la Homeopatía, nada habló del drenaje, pues todas las técnicas médicas de su tiempo consistían en sacar, purgar, quemar,... así que él se dedicó simplemente a ¡curar!

Fue Nebel, de Suiza, el que aprovechando sus conocimientos de técnicas naturales, empezó a hablar de drenaje de órganos. De Nebel nos quedan pocas cosas interesantes, pero fue gracias a Leon Vannier que la técnica del drenaje se fue perfeccionando.

Para Vannier, el drenaje era el mejor método y el más necesario antes de proceder a curar ninguna enfermedad, especialmente aquellas que progresan acumulando líquidos o cerrando los emunctorios (vías de limpieza y salida, en jerga médica). Él decía que si a una persona con problemas renales, nosotros le damos una medicina para activar su recuperación, lo primero que hará el organismo será intentar desintoxicarse por medio del mismo órgano en cuestión. Si éste no está en perfecta forma, podremos provocar una crisis que hará más mal que bien al paciente. Por ello, él proponía empezar siempre por un drenaje de las vías de eliminación.

¿Cómo lo hacía?
Pues él se dio cuenta de que ciertas medicinas homeopáticas tenían preferencia por ciertos órganos y que dados en diluciones bajas (según las leyes de Arnz-Schultz), producían un estímulo en el órgano y le obligaban a drenar y limpiar las toxinas en profundidad.

En su libro de Terapéutica Homeopática, enumera una serie de medicinas y el órgano que drenan. Juan Carlos Avilés también incluye una lista en su Prontuario Homeopático.

Mucosas: Pulsatilla, Hydrastis
Recto: Scrofularia,Nux Vomica
Hígado: Carduus Marianus, Chelidonium, Taraxacum Off.
Páncreas: Iris, Senna
Riñón: Berberis, Formica, Solidago
Bazo: Ceanothus
Útero: Helonías, Thlaspi

Vannier solía prescribir más de un remedio con la intención de que cada uno complementara al otro en su acción sobre el organismo del paciente.

Esa técnica es la que ahora utilizan los médicos homeópatas franceses y que se enseña en el Centro De Estudios Homeopáticos (CDEH - patrocinado por los Laboratorios Boiron).

Los laboratorios homeopáticos, que no se ganan la vida con los remedios unitarios sino con los complejos que son los que les dan dinero, han preferido preparar dichos drenantes en diluciones muy bajas y ofrecerlos a los terapeutas, que tienen que dar muchas menos explicaciones a sus pacientes y que obtienen a veces mejores resultados que si lo hicieran con unitarios o focalizando sobre un órgano en concreto.

En mi práctica
Utilizo tres protocolos de drenaje homeopático que paso a describir:

1) Método simple:
Remedios: Nux Vomica 6CH, Berberis Vulgaris 6DH, Carduus Marianus 6DH.
Los tres en gránulos. Tomar tres gránulos de uno de ellos en cada comida: por ejemplo, Carduus Marianus, en el desayuno; Berberis Vulgaris en la comida; Nux Vomica en la cena.
Mantener durante un mes por lo menos.

2) Método Complejo A:
Remedios: Marbisan, Linux, Berbarin, Nasulsar (comprimidos) (de Laboratorios Heliosar).
Tomar cinco gotas de cada uno de los tres primeros en un poco de agua, media hora antes de las comidas. Cinco minutos después de tomar los remedios, se pueden tomar dos comprimidos de Nasulsar y dejar disolver en la boca. Tomar durante un mes (o hasta que se acaben las gotas: más o menos un mes).

3) Método Complejo B:
Remedios: Kit nº 1 de Laboratorios Biótica, compuesto por Scrofularia Cpto; Nux Vomica Multipotencia y Desintox.
En una botella de agua mineral de litro y medio (con agua, por supuesto), poner cada mañana cinco gotas de cada uno de los productos.
Agitar bien e ir tomando a pequeños sorbos a lo largo del día. Al final del día, la botella debe estar terminada. Cada día preparar con agua limpia y nueva. Mantener quince días.

Los tres métodos funcionan a las mil maravillas y drenan el organismo, especialmente el sistema digestivo que es donde más toxinas se acumulan. Renuevan los líquidos orgánicos y dejan el organismo preparado para cualquier medicación que le queramos dar. Como consejo práctico os diré que el primero es suavecito pero efectivo; el segundo es muy completo porque al tomar Natrum Sulphuricum en forma de Biosales, hace que los líquidos extracelulares e intercelulares se renueven y se desintoxiquen. Funciona muy bien y no produce agravaciones (aparte de
algún pequeño malhumor hacia la mitad del periodo por sobreefecto de Nux Vomica); el tercero es completo y además fuerte. La composición del producto es completísima, pero también es más fuerte y provoca alguna reacción de tipo psíquico especialmente y alguna pequeña diarrea sin importancia. La uso para drenar en profundidad un organismo muy muy intoxicado.

¿Qué síntomas produce el drenaje y cuándo vemos que éste se ha realizado adecuadamente?
En general, cualquier drenaje que comencéis os producirá en primer lugar mal sabor de boca, lengua sucia y exceso de orina y de heces.
Posteriormente, a la semana o así, desaparecerá la lengua sucia pero puede aparecer diarrea y gases, que pasan en pocos días. No hay que confundir diarrea con heces blandas, que es lo normal en estos casos.
Hacia la mitad del tratamiento suele aparecer un cierto desinterés e incluso un cierto malhumor, como digo debido principalmente al efecto de Nux Vomica. Aumentará la producción de orina e incluso cambiará de color y pudiendo hasta arrastrar alguna arenilla. Hacia el final del tiempo de drenaje lo normal será haber perdido unos tres kilos y encontrarse en plena forma, sin malestar y con un color de piel renovado y brillante, una mirada limpia y un sabor de boca como jamás lo tuvisteis en vuestra vida.

¿Cuándo hacerlo?
Generalmente es bueno hacerlo bajo supervisión del homeópata o terapeuta, principalmente por tranquilidad vuestra. Se puede hacer sin supervisión, pero entonces hay que contar con una gran cantidad de sentido común.
Conviene hacerlo cuando el terapeuta lo aconseja o cuando se notan síntomas digestivos indeseables (gases, diarrea, estreñimiento, ardores, malas digestiones, molestias...). También se puede hacer una vez al año en el cambio de estación: de invierno a primavera o de verano a otoño. Si se hace sin motivos digestivos o de enfermedad, entonces no conviene abusar ni del tiempo de duración ni de la repetición exagerada. Una vez al año es más que suficiente.

Otros consejos
Cuando se hace un drenaje, lo más importante es favorecerlo con una dieta adecuada, intentando no comer cosas que hagan trabajar al sistema digestivo más de la cuenta. Es bueno prescindir de las grasas, la bollería, el alcohol, los embutidos, las carnes, y sustituir estos alimentos por otros de origen vegetal, más ensaladas, más verduras, legumbres, fruta. El pescado es también muy importante y se puede complementar con la ingesta de perlas de Omega 3, 6 y 9.
Al finalizar el drenaje, si no se va a continuar con tratamiento alguno, es conveniente regenerar la flora intestinal y digestiva con productos como Regenelactis (Intersa), Simbiotics (VitaNatur-Diafarm), Ergyphilus (Nutergia).

¿Cómo lo uso yo en mi práctica?
Cuando llega un paciente con síntomas digestivos.
Cuando llega un paciente con síntomas de piel.
Cuando llega un paciente con síntomas de artrosis y artritis.
Cuando llega un paciente con síntomas metabólicos.
Cuando llega un paciente con muchos síntomas sin coherencia y sin modalidad.
Cuando llega un paciente con pocos síntomas y sin modalidades.
Cuando llega un paciente con sobrepeso u obeso, para animarle en su proceso de reequilibrio y de pérdida de peso.

Final
Se puede hacer el drenaje con otros remedios de tipo fitoterapéutico, que son más suaves y también menos profundos, por lo que habrá que alargarlo en el tiempo. Se puede acompañar también de ayuno, pero -en mi opinión y admito cualquier opinión contraria- el ayuno limpia pero también hay que tener mucho cuidado para no desmineralizar el organismo ni provocarle deficiencias. Los ayunos mejores son los de un día o dos todo lo más y también los ayunos "a frutas" que no son verdaderos ayunos, pero que se pueden mantener más cómodamente y ayudan a conservar los niveles de glucosa y depuran también por los nutrientes de las frutas.

sábado, 13 de octubre de 2007

Homeopatía: Medicina para el mundo de hoy

El mundo de hoy

  • Cada vez más conflictivo
  • Cada vez más irrespetuoso
  • Cada vez más estresado
  • Cada vez más desorientado
  • Cada vez más belicoso
  • Cada vez más desmoralizado
  • Cada vez más enfermo

¿Por qué la Homeopatía?

  • Es una terapéutica completa
  • Es una terapéutica suave
  • Es una terapéutica profunda
  • Es una terapéutica delicada
  • Es una terapéutica potente
  • Es una terapéutica HUMANA

Homeopatía: Terapéutica completa

  • La homeopatía es capaz de sanar tanto procesos agudos como procesos crónicos, con óptimos resultados.
  • Con la patología aguda sus resultados son rápidos.
  • Con la patología crónica sus resultados son tan lentos como el proceso requiere.

Homeopatía: Terapéutica suave

  • No tiene efectos secundarios.
  • No tiene peligro
  • Cualquier efecto indeseable desaparece al dejar de tomar la medicina.
  • Sirve para niños, ancianos, embarazadas y cualquier tipo de personas: el mayor o menor efecto depende de la sensibilidad del paciente.
  • Trabaja perfectamente junto a medicaciones de cualquier tipo.

Homeopatía: Terapéutica profunda

  • Trabaja por capas: desde la más actual hasta la más original y primaria.
  • Va fortaleciendo el organismo contra la enfermedad, preparándole para hacerse cada día mas fuerte y más capaz.
  • Trabaja a niveles no sólo orgánicos sino a niveles vitales.

Homeopatía: Terapéutica delicada

  • Al trabajar por capas frente a la enfermedad, hace que el organismo vaya siendo capaz de superar cada debilidad en su correcta medida: nunca el organismo es llevado más allá de sus posibilidades.
  • No puede hacer daño pues sus diluciones hacen que cualquier posibilidad de daño sea inexistente.

Homeopatía: Terapéutica potente

  • La dinamización de las medicinas homeopáticas hace que las diluciones tengan la potencia necesaria frente a la enfermedad.
  • No importan tanto la cantidad como la dilución – dinamización y el número de tomas.
  • Se utiliza en todo el mundo para tratar todo tipo de enfermedades: físicas, psíquicas, orgánicas, mentales, desequilibrantes…

Homeopatía: Terapéutica Humana

  • Es individualizada
  • Es totalizadora
  • Es integradora
  • Atiende a los síntomas del enfermo y no de la enfermedad
  • “Primero no hacer daño”
  • “Curar suave, eficaz y permanentemente”

¿Cómo funciona la Homeopatía?

  • Estimulando al organismo para que se haga fuerte frente al ataque de las noxas.
  • Haciendo que actúe en todas sus posibilidades como un todo: Todos para uno y uno para todos.
  • Fortaleciendo la reacción y no debilitando al organismo.

¿Cómo son las medicinas homeopáticas?

  • Están compuestas por elementos de los tres reinos: minerales, vegetales y animales.
  • Existen también medicinas hechas desde órganos, órganos enfermos y restos de enfermedades.
  • Se prepara una Tintura Madre con el remedio y el diluyente.
  • Esa Tintura Madre se va diluyendo en distintas escalas hasta llegar a diluciones donde es difícil creer que siga existiendo traza del remedio.
  • En cada dilución que se hace, se dinamiza golpeando el remedio para que adquiera potencia terapéutica.
  • Cuanto más baja es la dilución, mayores efectos orgánicos tiene, pero menos duraderos.
  • Cuanto más alta es la dilución, mayores efectos psicológicos tiene y más duraderos.
  • Se pueden presentar en forma líquida, en gránulos, en glóbulos, en comprimidos, en sprays, en papelinas..

¿Cómo se seleccionan las medicinas homeopáticas?

  • Se seleccionan en función de los síntomas que presenta el enfermo.
  • Esos síntomas pueden ser patogenésicos o individuales.
  • Del conjunto de los más representativos, se extraen los más especiales y se busca un remedio homeopático que haya producido esos mismos síntomas.
  • Se prepara ese remedio en forma medicinal y se ajustan las dosis a la naturaleza de los síntomas que presenta el enfermo.
  • La Homeopatía no trabaja directamente con las enfermedades o con sus diagnósticos, sino que trabaja exclusivamente con los síntomas del paciente.

¿Qué problemas puede dar la toma de medicinas homeopáticas?

  • Si la dosis y la potencia son adecuadas, ningún problema.
  • Si la dosis o la potencia son demasiado bajas, el organismo reaccionará con muy poca fuerza, no siendo capaz de superar la enfermedad.
  • Si la dosis o la potencia son demasiado altas, el organismo puede llegar a reproducir los síntomas de un modo más agudo, pero éstos desaparecen prontamente.
  • Es misión del homeópata no sólo encontrar el medicamento adecuado sino decidir la dosis y la potencia de la medicina, vigilando que no haya efectos indeseados por desajuste.

¿Cuándo NO cura la Homeopatía?

  • En problemas de origen anatómico.
  • En problemas de origen genético o degenerativo.
  • En problemas psíquicos donde el paciente presenta síntomas autolesionantes, antisociales o suicidas.
  • En todos estos casos, la Homeopatía no cura, pero ayuda a aliviar los síntomas y a dar más calidad de vida al paciente.

Otras terapéuticas relacionadas con la Homeopatía

  • La Homeopatía fue sistematizada e investigada por Samuel Hahneman a principios del siglo XIX.
  • La Homotoxicología fue sistematizada por Reckeweg en el siglo XX a partir de los estudios de Samuel Hahneman.
  • La Spagyria emplea un sistema de preparación diferente de las medicinas y considera a Paracelso como precursor de Hahneman

Homeopatía para AUTOCONSUMO

  • Siempre es mejor acudir a un homeópata que tomar una medicina sin saber los efectos que puede tener.
  • Hay situaciones en las que la Homeopatía no representa ningún riesgo aunque se tome sin consejo de un homeópata o de un médico.

Vamos a ver tres de estas situaciones:

GRIPE, CATARROS, ENFRIAMIENTOS…

  • Hagan la prueba con ANAS BARBARIE 200K (gránulos).
  • Poner tres gránulos debajo de la lengua y dejar disolver. Tomar cada seis horas y espaciar según se vaya mejorando.
  • Existe un preparado comercial –OSCILLOCOCCINUM (lab. Boiron)- basado en el mismo remedio que se presenta en tubos de glóbulos. Tomar medio tubo cada seis horas del mismo modo y espaciar según mejora.

GOLPES, TRAUMATISMOS, CONTUSIONES, HEMATOMAS…

  • Hagan la prueba con ARNICA MONTANA 30 CH (gránulos).
  • Poner tres gránulos debajo de la lengua y dejar disolver. Tomar tres veces al día, separado media hora de las comidas (antes o después).
  • Muy eficaz en recuperaciones postoperatorias: antiinflamatorio, cicatrizante, analgésico…

PROBLEMAS DE INSOMNIO, INQUIETUD, AGITACIÓN…

  • Hagan la prueba con PASSIFLORA COMPUESTO (gotas) (de Lab. Iberhome o Lab. Boiron)
  • Poner en un vaso un dedo de agua mineral. Poner 10 gotas de Passiflora compuesto en el vaso. Mover bien con una cucharilla. Tomar y dejar en la boca, debajo de la lengua, unos minutos. Tomar tres veces al día, espaciar según mejoría.

Tratamiento de la Candidiasis

La candidiasis o el sobrecrecimiento de la Candida Albicans proviene de dos factores (que se relacionan, pero que podemos analizar por separado): uno es el exceso de acidez en el organismo y otro un desequilibrio en la flora bacteriana.

El exceso de acidez en el organismo suele venir provocado por la ingesta de alimentos acidificantes (si os interesa os pasaré una lista) y de hábitos alimenticios inadecuados. Este aumento de acidez suele revelarse porque hace que otras bacterias, que son las que controlan el sobrecrecimiento de la cándida, estén en desventaja, debilitadas o escasas. Por eso las Candidas campan alegremente. Uno de los síntomas es la existencia de una mancha o manchas blancas en la lengua, predominantemente en la raíz. Suele verse muy bien por las mañanas al levantarse.

La segunda razón, el desequilibrio de la flora bacteriana proviene de la toma de tandas de antibióticos que suelen acabar con la flora bacteriana, especialmente la del intestino, pero que afecta a todo el organismo. En el caso de la candidiasis vaginal, ésta suele venir dada por la toma de antibióticos y también por el exceso de higiene (de entre las Flores de Bach, Crab Apple ayuda mucho en el sentido de hacer a las personas un poco menos "higiénicas").

Como "curiosidad" para quien no lo sepa, a veces las candidas se instalan en los bebés a través de la lactancia materna, pues la madre tiene candidiasis y el bebé es víctima de esa acidificación. Curiosamente los médicos tratan a la madre con antimicóticos y ¡¡¡al bebé también!!!

¿Qué podemos hacer y qué posibilidades tiene el tratamiento?
El tratamiento es magnífico y suele resolverse en el plazo de unos tres meses. Si únicamente es un problema de candidiasis vaginal, sin implicaciones de acidificación de todo el organismo, sino sólo de la mucosa vaginal, entonces quizás el tiempo de curación sea más corto y los resultados se vean a más corto plazo.
Si la acidificación no es zonal sino que afecta a todo el organismo, entonces los tres meses es un buen plazo, aunque tendrás que controlar la dieta durante mucho mucho tiempo.

¿De qué vive y se alimenta la Candida?
Especialmente de azúcares, lo cual hace que cuantos más alimentos que contienen azúcar refinado comamos, más propensos estaremos a que sobrecrezca. Pero también el exceso de ingesta de hidratos de carbono (especialmente cereales) ayuda a la candida, dado que el organismo mediante la digestión los convierte en azúcares.
Por eso, lo primero que habrá que hacer será restringir estos productos de la dieta. El alcohol por supuesto y el café (por el hecho de que ensucia el intestino y es un gran acidificante)
Habrá que tomar alimentos que limpien el sistema digestivo y productos para repoblar la flora bacteriana. Finalmente, habrá que ayudar a que se "desacidifique" el organismo con productos adecuados y atacar directamente a la candida con preparados naturales. En el caso de la candidiasis vaginal, además habrá que hacer lavados vaginales con productos específicos o si se prefiere con decocción de tomillo bien filtrado y por medio de una "pera" de goma.

Primera fase

- PERÓXIDO DE MAGNESIO (CÁPSULAS): 3 después del almuerzo y 3 después de la cena durante una semana (o hasta acabarlo)

- CANDICONTROL: 2 cápsulas después del almuerzo y después de la cena durante 2 semanas.

- NUX VOMICA MULTIPOTENCIA (lab. Biotica): para drenar durante todo el proceso (20 gotas 3 veces al día).

- Si la persona es estreñida, añadir CHELIDONIUM COMPUESTO (20 gotas tres veces al día)

- En el caso de candidiasis vaginal, se pueden hacer lavados vaginales con tomillo o con MY'COKIL (de Nutergia, diluido en agua)

Consejos Dietéticos
:
- No lácteos
- No azúcares refinados
- No cereales (ni integrales)
- No alcohol
- No patata ni champiñón
- No jamón York ni fiambres


-
Sólo arroz y trigo sarraceno
- Fruta lejos de la comida
- Pescado y ensalada

Segunda fase

- Mantener la dieta otro mes más (el segundo).
- NUX VOMICA MULTIPOTENCIA
- NATRUM SULPHURICUM (Biosales): dos comprimidos en cada comida.
- Es importante en esta segunda etapa el repoblar la flora bacteriana digestiva: se puede utilizar cualquiera, pero a mí me dan muy buen resultado Fibrasan (de CFN, una cucharada ante de cada comida); Regenelactis (de Intersa, un sobre diario media hora antes de comer); o Simbiotics Vitaceutics (de Diafarm, un sobre diario).

• Si siguen quedando restos de Cándida, tomar:
- CANDICONTROL: dos cápsulas en ayunas.

Sobre este protocolo, yo he probado variaciones, especialmente en la primera fase en cuanto al drenaje se refiere. Funciona bien de todas las maneras, aunque yo lo adapto según las características del paciente.

Puedes encontrar información detallada sobre la Candidiasis en
http://vicentesaavedra.blogia.com/temas/candidiasis-vaginal.php


Técnica de deshabituación

Muchos pacientes consultan o preguntan sobre problemas de ansiedad, insomnio, etc y suelen contarme que están tomando algún tipo de ansiolítico o tranquilizante, generalmente del tipo Transilium, Orfidal, etc... Curiosamente tras un breve interrogatorio, casi siempre terminamos de acuerdo en que la mayoría de los síntomas que les traen a la consulta suelen ser provocados por efectos secuandarios o de dosis de los mismos medicamentos que toman. En fin, nada anormal para terapeutas no oficiales (TNO).

Yo -como homeópata- valoro siempre la situación en función de la medicación que están tomando y suelo recomendarles que se vayan deshabituando poco a poco de ese tipo de medicación.

Basado en la experiencia con mi esposa, os paso a contar la técnica que utilizo y con muy buenos resultados. Nosotros (mi mujer y yo) le llamamos la "TÉCNICA DE LA LIMA", ya que además nos recuerda aquellos tebeos en que al pobre protagonista que se hallaba en la cárcel, alguien le pasaba una lima para que limara los barrotes de su celda y escapara. Esta técnica es un poco eso, limar los barrotes de las medicaciones que nos atan y nos sujetan a reacciones y productos indeseados.

En pacientes multimedicados, lo más importante es elegir la última medicación ansiolítica que se le ha recetado como aguda. Es decir, muchas veces el paciente sólo acude con una medicación y una ingesta baja. No hay problemas. Pero otras veces, el paciente acude multimedicado, esto es, una medicación de base, que toma en días alternos, o diariamente para evitar las crisis de ansiedad, angustia... y otra más suave en distintas dosis que suele tomar cuando el cuadro es más agudo o para conciliar el sueño, etc...
En este último caso, elegiremos la medicación más suave para empezar la deshabituación.

Por cierto y antes de que se me olvide: Ningún TNO puede quitar ninguna medicación ni obligar al paciente a hacerlo. Sin embargo, -al menos en mi caso- la mayor parte de los pacientes que vienen, acuden libremente a solucionar su dependencia y a mejorar su problema. Ellos sí son quienes pueden dejar la medicación cuando y como quieran. Si contamos con su aceptación y decisión libre y motivada, entonces podemos seguir. Si esto no es así, lo mejor es dejarlo como está y direccionarlo a su médico de cabecera o psiquiatra.

Como ejemplo, ayer tuve un caso en el que la paciente me consultó porque venía siendo tratada por su psiquiatra con distintos tipos de medicaciones y ella quería dejar de tener esos ataques de ansiedad (a pesar de la medicación) y dejar también la medicación. Tras hablar con ella, decidimos de común acuerdo que lo mejor era confiar en su psiquiatra y dejar que llevara a cabo su labor. Cuando posteriormente fuera reduciendo la multimedicación, entonces podríamos ir intentando el uso de otras terapias.

TÉCNICA DE LA LIMA

1.- Seleccionar la medicina a la que se le va a aplicar el proceso de deshabituación.

2.- Comprobar la dosis que toma el paciente y multiplicar cada dosis por cuatro: ése será el tiempo que durará el proceso de deshabituación. Por ejemplo, una persona que toma por la noche o durante el día dos pastillas de Orfidal tardará 8 semanas (2 x 4= 8 en deshabituarse completamente.

3.- Material necesario: una lima de uñas y mucha mucha mucha paciencia.

4.- Procedimiento: Durante la primera semana, se dividirá el comprimido en cuatro partes (también se puede hacer "a ojo", el único problema es que el ojo cambia a medida que pasa el tiempo o en función de las ganas del paciente). A una de esas cuatro partes, se le pasa la lima de uñas, quitando así unas ralladuras de medicina. Esto se repite durante los siete días de la semana, de tal modo que, al final de la semana, hallamos prescindido de un cuarto de pastilla. Durante la siguiente semana (en el que trabajaremos ya sólo con tres cuartos de la pastilla), el proceso se repite con el siguiente cuarto de pastilla del mismo modo que la primera semana. Y así hasta acabar con la medicación.

5.- Ayudas complementarias:
Evidentemente así ("a pelo", que dirían los castizos) el proceso se basa en el deseo y la voluntad del paciente. Por eso, suelo ayudar al paciente con remedios homeopáticos que le quiten esas malas sensaciones producidas por la deshabituación.

Estos remedios son tres:

a) PASSIFLORA Compuesta, de laboratorios Boiron, de laboratorios Iberhome. (gotas) o de Homeosor (Soria Natural)

b) SEDATIF de Laboratorios Boiron (grageas)

c) HOMEOGENE 46 de Laboratorios Boiron (grageas)

El resultado es magnífico, suave y sin efectos secundarios ni dependencias.

Durante la primera parte del proceso de deshabituación, suelo prescribir una gragea o cinco gotas, una vez al día, preferiblemente cuando más desazón suela presentarse. Es decir, si el paciente se desazona a partir de mediodía, pues entonces se le da mediahora antes. Si se desazona por la noche, pues mediahora antes de ir a dormir...

A medida que avanzamos en la deshabituación, vamos aumentando la repetición, en lugar de una sola vez al día, pues dos con la misma dosis. Más adelante en el proceso y cuando lleguemos a un máximo de tres veces al día, entonces duplicamos la dosis: diez gotas o dos grageas.

Como podréis entender, esto lo hago a nivel general. Si el paciente presenta, a lo largo de la deshabituación o al comienzo del proceso, algún síntoma que consideremos importante de tratar, entonces busco el remedio homeopático más similar a sus características que puedan facilitarle al máximo la deshabituación.

Pensemos por ejemplo en una persona que ha perdido a un ser querido y que, como esto le generaba ansiedad, insomnio y desazón, le han dado medicinas para que lo sobrelleve. Si esta persona quisiera deshabituarse, seguiríamos la técnica de la lima tal y como la he expuesto arriba, pero además -dado el origen emocional de la situación- podríamos reforzar el proceso con IGNATIA AMARA 30CH que está indicada para esas situaciones. No importa que PASSIFLORA COMPUESTA o HOMEOGENE 46 contengan Ignatia, porque la dilución es muy pequeña. No es obstáculo para reforzarla con una toma de Ignatia como unitario.

El dolor como síntoma en patologías músculo-esqueléticas (2)

Ejemplo de selección de remedios según el tipo de dolor


ACONITUM NAPELLUS

Dolor repentino, violento, en estado agudo. Dolores fulgurantes

Intenso, insoportable. Rasgante, cortante o magullado

Ardiente, quemante, pulsante. Como agua hirviendo

Estremeciente y entumeciente, especialmente en las extremidades

Pesadez

Clínica: Inflamación, artritis aguda, neuralgia aguda, dolor de cabeza agudo


ACTEA SPICATA

Dolor rasgante y estremeciente. Condiciones subagudas o crónicas

Clínica: Artritis, neuralgia dental, neuralgia facial, dolor de cabeza, reumatismo, molestias en la muñeca


AESCULUS HIPPOCASTANUM

Dolor sordo, doloroso, dolor constante de espalda.

Dolor rasgante al caminar.

Radiante, fulgurante a lo largo de los nervios

Dolores cambiantes

Clínica: Espondilitis anquilosante (etapas tempranas); artritis, dolor de cabeza, hemorroides, dolores lumbares, Ciática, Dolores en el sacro, molestias sacroilíacas, venas varicosas.


AGARICUS MUSCARIUS

Dolor pinchante, como de agujas de hielo. Dolor rasgante y fulgurante.

Magulladuras, sensación de torcedura

Sensibilidad a lo largo de la columna.

Clínica: Dolores crecientes, dolor de cabeza frontal o temporal, dolor lumbar, reumatismo, ciática, dolor torácico.


AMMONIUM MURIATICUM

Efectos crónicos de torceduras.

Dolores fulgurantes y raspantes. Dolores de espalda. Dolores contractivos.

Clínica: dolores coccígeos, dolores de los pies, Ciática, torceduras, dolores en los talones.


APIS MELLIFICA

Dolor aguijoneante, pinchante o de picadura.

Ardiente. Sensación como de agujas ardientes

Aparición repentina.

Clínica: Reumatismo o artritis aguda, bursitis, edema, edema de rodilla, artritis reumatoide, sinovitis


ARGENTUM NITRICUM

Presión o constricción como una venda o lazo. Enroscante.

Pulsante, socavante, pesado. Pinchante, cortante o agujeante.

Rasgante. Sordo y doloroso.

El dolor aumenta gradualmente y desaparece repentinamente.

Clínica: Enfermedades del tejido conectivo. Dolor de cabeza, migraña. Temblores, vértigo, dolor de cabeza por tensión.


ARNICA MONTANA

Dolorido, magullado, sensación de martilleo en la parte afectada o en todo el cuerpo.

Hipersensibilidad al dolor. Dolor de las partes sobre las que se tumba. Peor por contacto.

Clínica: Traumatismos, magulladuras, esguinces, torceduras…


ARSENICUM ALBUM

Ataques repentinos e intermitentes que empeoran por la noche, con ansiedad, frío, debilidad y necesidad de estar tumbado.

Ardientes, como fuego, como agujas ardientes. Sensación como si hirviera.

Rasgante, cortante, fulgurante. Intensidad insoportable.

Clínica: Neuralgia braquial, dolores coccígeos, dolores lumbares, dolores sacros, ciática.


ATROPA BELLADONA

Repentino, violento, intensa aparición de congestión vascular.

Empieza y cesa muy repentinamente

Vibrante, pulsátil. Pinchante como un cuchillo, ardiente.

Presión en la cabeza, presionando dentro o fuera, como si quemara.

Shocks, explosiones, sensación de oleaje dentro de la cabeza.

Clinica: Inflamación aguda de las articulaciones: bursitis, sinovitis, artritis. Dolor de cabeza. Dolor lumbar, ciática.


BELLIS PERENNIS

Intenso dolor por todo: magullamiento, sensación de dolor.

Como ARNICA pero para los tejidos más profundos.

Clínica: Magulladuras, síndrome del túnel carpiano, viejas heridas, reumatismos, torceduras repetidas, inflamación, traumas.


BERBERIS VULGARIS

Dolor punzante, rasgante en las lumbares. Radiante en cualquier dirección.

Agudo, pinchante. Rasgante, sensación de magulladura en la espalda, cuello.

Repentinos retorcimientos de dolor. Cambio rápido de dolores y de locaciones.

Clínica: Desórdenes en los pies, bursitis de rodilla, dolores lumbares, neuralgia lumbar, reumatismo, ciática, bursitis de hombro.


BRYONIA ALBA

Dolores punzantes con inflamación. Agudos, cortantes. Rasgantes, tensitivos. La aparición puede ser gradual (artritis) o repentina (heridas o fracturas).

Cuello: rigidez, tensión en la nuca

Tórax: Punzadas desde la escápula y la columna hasta el corazón.

Lumbares: rasgantes, sensitivos en las lumbares y el sacro.

Clínica: Artritis, Bursitis, dislocaciones, fibromialgia, fracturas, sinovitis de rodilla, dolores lumbares, migraña, mialgia, molestias reumatoides, ciática, torceduras, tendinitis, tortícolis.


CALCAREA CARBONICA

Sensación de torcedura. Dolors variados: agudos, cortantes, fulgurantes, rasgantes.

Contracturas del hombro, las muñecas, manos, dedos

Entumecimiento. Debilidad o flojera de las articulaciones. Debilidad muscular.

Efectos de torceduras crónicas o recurrentes. Fácil sobrestiramiento.

Entumecimiento del lado sobre el que se yace.

Clínica: Artritis, neuralgia braquial, dolores coccígeos, enfermedades del tejido conjuntivo, dislocaciones, enfermedades de la articulación de la cadera, cifosis, osteoporosis, reumatismo, ciática, escoliosis, codote tenista, tortícolis.


CALCAREA FLUORICA

Dolor quemante. Dolor agudo, pinchante.

Casos en los que RHUS TOX. Está indicada pero falla.

Clínica: Artritis, tumores de huesos, bursitis, sinovitis, depositos en articulaciones, molestias en la rodilla, nódulos en ligamentos, músculos o tendones. Dolores lumbares, ciática, escoliosis.


CALCAREA PHOSPHORICA

Dolor en pequeños puntos. Fulgurante, se dispara en todas direcciones. Cambia de localización. Sensación “como si martilleara”. Dolor en las piernas con desgaste.

Dolor en todas las articulaciones. Más afectados los extensores que los flexores.

Clínica: Artritis, deformación de los huesos, neuralgia braquial, síndrome del túnel carpiano, dolores cervicales, dolores coccígeos. Fracturas, calambres en las piernas, osteoporosis, síndrome de pierna inquieta, reumatismo, ciática, escoliosis, tendinitis, codo de tenista, tortícolis.


CAULOPHYLLUM THALICTROIDES

Dolores erráticos o fulgurantes en las piernas, cambiando de lugar cada pocos minutos.

Dolores tensantes o cortantes. Dolorimiento de las articulaciones.

Dolor en manos y dedos al cerrar o agarrar

Clínica: Artritis de pequeñas articulaciones, artritis deformante o nudosidades de dedos y manos, juanetes, molestias en la articulación de la cadera, dolores lumbares, dolores de cuello, tortícolis.

El dolor como síntoma en patologías músculo-esqueléticas (1)

Tipos de dolores según su cualidad

· Agudo:

o Cortante, como un cuchillo que corta

o Pinchante, como un cuchillo que pincha

o Perforante, como un delgado cuchillo que entra profundamente

o Punzante, como con una aguja

o Agujereante, como con un pin

o Como de astilla

o Aguijoneante, como el aguijón de una abeja o insecto.

· Radiante: el dolor radia desde el área original

o Fulgurante: rápido y amplio

o Pinchante: agudo y a menor distancia

o Lacinante: rápido y más profundo que el dolor perforante

o extendiéndose y permaneciendo en un área apartada

· Doloroso:

o Sordo, como por sobrecarga muscular

o Resentido, suavemente agudo

o Magullante, un dolor difuso

o Intenso, como un dolor de dientes

· Sensibilidad al contacto es frecuentemente asociado con un dolor, pero puede ser también muy agudo o producir otras sensaciones.

· Presivo: Este tipo de dolor puede ser como un dolor como por un dedo, un peso o puede intensificarse hasta llegar a ser aplastante

o Hacia dentro

o Hacia fuera

· Agudo y presivo:

o Socavante: pequeño y penetrante

o Taladrante: como por una broca o taladro

o Retorciente: como con un sacacorchos

o Pinchante

o Royente, como en los huesos

o Rasgante, tirante y agudo

· Análogo: El dolor puede ser descrito de acuerdo a sensaciones familiares del tipo “como si estuviera torcido”, “como si estuviera roto”, “como si estuviera dislocado”.

o Renqueante, que causa incapacidad para la función o movimiento

o Paralizante

· Circulatorio:

o Pulsante

o Vibrante

o Ardiente

o Martilleante

· Sensación: Dolor combinado con otras sensaciones fuertes

o Quemante

o Agujas de hielo

o Estremeciente

o Entumeciente

· Espasmos:

o Tensión

o Agujetas

o Espástico

o Contractivo

o Constrictivo

o Como una venda

· Consistencia: La cualidad o intensidad del dolor puede ser la misma o ser cambiante o errática. Puede haber varios dolores coexistentes.