Aviso para las consultas

Este blog tiene habilitada la moderación de los comentarios, por eso, todas las consultas que nos envían, aparecen publicadas al final de la semana, porque es el domingo cuando contestamos a sus preguntas. Gracias por su generosa paciencia.



domingo, 15 de diciembre de 2013

Nutrición Celular Activa y Salud Mental: Resumen del Congreso celebrado en Madrid, el 23 de noviembre de 2013

1.- Aminoácidos y cofactores en la actividad neuronal, por Felipe Hernández Ramos

Para cualquier tratamiento que afecte a la bioquímica cerebral, primero de todo hemos de revisar qué sustancias la conforman, sus propiedades y cualquier otra sustancia que pueda reforzar su acción. Estas sustancias son:

Árbol genealógico de los neurotransmisores

Fosfatidilserina (Ps): es el fosfolípido principal en las membranas celulares, especialmente en las neuronas. Sin este aminoácido, no hay comunicación, almacenamiento o producción de señales. Se obtiene de la lecitina (aunque se está preparando una de origen marino). A los 30 minutos se detecta su presencia en la sangre. Se relaciona con las reservas de poder y de capacidad cerebrales. (Ver Jonathan V. Wright: relación entre la fosfatidilserina y el Alzheimer y la demencia).

Acetil L-carnitina (ALC): en 1990 se realizaron más de 52 ensayos con humanos. Se utiliza para el tratamiento del Alheimer y el deterioro de la memoria asociado a la edad (DMAE). Se sintetiza de manera natural en nuestro cuerpo a partir de la L-Carnitina.

Ps y ALC forman la sinergia perfecta e ideal, porque la suma de los dos se potencia. La ALC actúa sobre las mitocondrias y protege de la oxidación, mientras que la Ps actúa sobre la membrana. El efecto sinérgico es potente, especialmente en patologías mentales degenerativas.

GABA: es un mediador químico entre las neuronas. Abre canales en las membranas neuronales. Inhibe la descarga eléctrica. Se usa como regulador de la ansiedad, es un antihipertensivo y anticonvulsionante. Si durante el sueño se produce un despertar sobre las 4 o las cinco de la mañana, es conveniente revisar las catecolaminas y GABA. GABA se potencia con las vitaminas B3 y B6 más el inositol: tienen propiedades relajantes. La dosis es de 1 a 3 gramos, pero hay que manejarlo con mucha delicadeza. Siempre es más conveniente trabajar con sus precursores (Taurina).

Taurina: Regenera las nefronas del riñón y disminuye el ácido úrico. Inhibe la actividad neuronal del Sistema Nervosos Central y se relaciona con el calcio. La dosis está entre 200 mg y 1500 mg al día. La Taurina es un aminoácido limitante. Siempre está bajo en pacientes depresivos.

Ácido Glutámico: Es crítico para la función celular. Es un aminoácido excitatorio y también excitotóxico. Si hay niveles altos, produce estrés, hiperactividad cerebral y deterioro. Si los niveles son bajos, entonces produce ralentización y falta de reacción cerebral.

Glutamina:Es un nutriente general que repara las células cerebrales. Según Krebs, la Glutamina es el aminoácido más versátil. Es muy útil para el intestino (colitis, Crohn, úlcera, mucosa intestinal…), mejora el rendimiento atlético y es un equilibrador de la excitación y del letargo. Es el combustible cerebral. La dosis está en 600 mg al día, pero hay quienes proponen de 1 a 4 gramos al día. Es el aminoácido esencial y es el comodín, ya que se puede sintetizar de él el ácido glutámico (esencial en estado ralentizados) y también el GABA (ansiedad). Suele compensarse con la Taurina. Si ambos (GABA y Taurina) están bajos, es más difícil volver al equilibrio la bioquímica cerebral y superar la depresión.
Utilizar psicofármacos para tratar la depresión solo sirve para tapar la realidad.

L- Triptófano y 5HTP: La serotonina es proporcional al triptófano. Pero el triptófano necesita la biopterina, B6 y magnesio. Sin ellos no funciona el triptófano. La biopterina es esencial: produce la metabolización endógena y suficiente. La fuente de biopterina más accesible es la Jalea Real fresca (una cucharadita al levantarse).

L-Tirosina: Comparte rutas enzimáticas con el triptófano. Es muy eficaz en trastornos de ansiedad generalizado (TAG).

DL- Fenilalanina: Puede bloquear ciertas enzimas. Provoca el colapso de hormonas como las endorfinas y encefalinas. Actúa también cortando el circuito del dolor.

L- Alanina: Interviene en el metabolismo de la glucosa. Es eficaz ante las crisis hipoglucémicas y de angustia, La dosis es de 500 mg al día.

Grupo vitamínico B: Todas las vitaminas del grupo B son necesarias. No es conveniente trabajar con vitaminas aisladas durante mucho tiempo, siempre es mejor trabajr con estas vitaminas en grupo. Los anticonceptivos provocan déficit de vitamina B6. Si el paciente toma Levodopa (para el Parkinson), la dosis no debería superar los 50 mg al día de vitamina B6.

Dentro de las sustancias que afectan negativamente a la bioquímica cerebral están los contaminantes químicos, entre los que destacan los organofosforados y los lindanos junto con los metales pesados que actúan sobre el Sistema Nervioso Central con una acción neurotóxica.

Los oligoelementos Litio y Magnesio actúan también favorablemente, pues el Litio controla la sobreexcitación de la membrana celular y el Magnesio es necesario para el metabolismo de los aminoácidos aromáticos.

Vitamina C: es un antihistamínico por excelencia. Su carencia aumenta los síntomas alérgicos y los niveles de catecolaminas. Modula también  los niveles de dopamina. Pero necesita para su labor la participación de vitamina B2

Los Omega-3- también tienen su acción sobre la bioquímica cerebral. Se han hecho estudios en donde se ha comprobado que bajos niveles de DHA implican también bajos niveles de glóbulos rojos y esto es muy marcado en casos de suicidios.
Para la Nutrición Celular Activa tanto EPA como DHA son aconsejados porque lo más efectivo son los dos. Uno de los síntomas importantes para saber si hay problemas con los ácidos grasos esenciales es la presencia o aparición de síntomas dermatológicos.

Para poder tratar los desequilibrios de estas sustancias y de los aminoácidos siempre es conveniente hacer una valoración mediante un AMINOACIDOGRAMA (cromatografía líquida de alta resolución). En pacientes depresivos siempre aparecen niveles bajos de taurina, treonina, triptófano y Omega-3-. Igualmente en pacientes de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) están presentes bajas cantidades de aminoácidos. En los casos de TDAH (Trastornos de Ansiedad e Hiperactividad) la Taurina es esencial, ya que es regulador y calma o estimula según sea necesario. Por otra parte, no hay que olvidar que es en el colon donde se sintetiza el 80% de la serotonina, por lo que también es conveniente tratar el colon y regularlo adecuadamente para que su buen estado influya en una mejoría bioquímica.

 

2.- Nutrición Celular Activa en Depresión nerviosa y trastornos de ansiedad, por Felipe Hernández Ramos.

¿Cuál es el desencadenante de una depresión? En términos generales hay que señalar que las causas son una deficiencia biológica (bioquímica) y una alteración emocional.

El tratamiento ha de contemplar distintos aspectos y aplicar soluciones variadas, entre ellas: la Nutrición Celular Activa, la bioquímica ortomolecular, la psicoterapia y el ejercicio físico.

Conviene diferenciar entre melancolía y depresión crónica, ya que tienen sintomatologías diferentes.

La depresión mayor implica una pérdida de apetito, insomnio, inactividad física, pérdida de apetito sexual, astenia… Las causas son de distintos tipos: psicológicas, farmacológicas, alteraciones bioquímicas, déficit nutricional, patologías preexistentes y estilo de vida.

Dentro de las causas psicológicas es frecuente la presencia de una agresión contra uno mismo, repetición de un modelo de pérdida, medio de control de las relaciones interpersonales o un modelo de desamparo aprendido. La DESESPERANZA es el caldo de cultivo de la depresión. Evidentemente influyen también la personalidad, la creencia, el entorno…

Para tratar la depresión hay que tratar también el intestino, porque la serotonina (80%-90%) se “cuece” en el colon. La serotonina inhibe la dopamina.

Es necesario afinar el tratamiento. Generalmente hay que decantarse por una ruta metabólica: o serotonina o dopamina. El hígado es el órgano diana de los tratamientos bioquímicos de la depresión. Todos los tratamientos alopáticos son hepatotóxicos.

Puede provenir : por carencias de aporte de triptófano (arroz, almendras, soja, huevos, carne…); por competición con el triptófano (valina, isoleucina, leucina o tirosina, fenilalanina…); o por alteraciones enzimáticas hepáticas.

La insulina envía aminoácidos ramificados a los músculos, por eso, a la noche no deben comerse proteínas y vegetales, porque hay un exceso de proteínas. Es necesario una cantidad de hidratos de carbonos lentos.

Seignalet certificaba la depresión como una patología de ensuciamiento. La hiperpermeabilidad intestinal es provocada muchísimas veces por el estrés.

El intestino es una fuente importante de benzodiazepinas.

La carencia de serotonina produce migrañas, impulsividad, irritabilidad, insomnio. Los anticonceptivos orales, los corticoides, los antihipertensivos y los antiinflamatorios son fármacos capaces de provocar depresión. Patologías que pueden actuar sobre la depresión son el malfuncionamiento tiroideo, la hepatitis, la mononucleosis y la mala función suprarrenal. La falta de ejercicio baja el nivel de endorfinas.

También es importante corregir la glucemia en la depresión. Es muy frecuente que el paciente depresivo tenga hipoglucemia además de candidiasis.

Para el tratamiento es importante el aporte de vitamina B3 y otras vitaminas B (por su acción sobre el triptófano); la vitamina B5 (estrés); la vitamina B6 (la más importante); Magnesio y otros oligoelementos (Zn, Cu y Mn);la vitamina C y la metionina. Igualmente son importantes los ácidos grasos esenciales, especialmente los Omega-3-.

(Para más información sobre el tratamiento, ver los boletines de la AFMO, especiamente los boletines 32 y 33)

En los casos de Ansiedad generalizada, hay que tener en cuenta que el estrés genera adaptación. El miedo es la respuesta más fácil a corto plazo. La ansiedad no es más que el miedo, miedo que persiste aunque desaparezca el agente estresor. Las situaciones estresantes dejan huella en la memoria, lo cual provoca una falta de autoconfianza y de autocontrol, generando con el tiempo una ansiedad generalizada que provoca un agotamiento y una desvitalización.

Fisiología del estrés: ante una situación de estrés, hay dos posibles reacciones: Una, aportación de oxígeno, que afecta al eje Sistema Nervioso simpático autónomo y produce una aceleración del ritmo cardíaco. Dos, producción de glucosa actuando en el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal. Este último proceso es más lento.

Hay además tres sistemas secundarios:
1/ (SD) sistema dopaminérgico (proceso cognitivo)
2/ (SAH) sistema amígdalo-hipocampo (recuerdo amnésico y análisis emocional)
3/ (SNA) sistema núcleo-arqueado

La ansiedad generalizada produce la siguiente sintomatología: miedo y angustia; inquietud e irritabilidad; fatiga y tensión; desasosiego; crisis de pánico (miedo al miedo).

Puede haber causas genéticas, pero el porcentaje es de un 7-10%; también hay causas conductuales, de personalidad y de carencia de nutrientes (en este apartado es generalizado un problema con las catecolaminas).

El tratamiento deberá aportar vitaminas del grupo B, especialmente B1 y B9; magnesio, taurina, tirosina e inositol (ansiolítico natural). También son necesarios los Omega-3-, una detoxificación celular, la dieta y el ejercicio físico.

(Para más información se aconseja consultar los AFMO)

 

3.- Nutrición Celular Activa en neuropsiquiatría, por Javier Aizpiri

1.- Depresiones y deterioro cerebral: medicina higienista

Las estadísticas médicas muestran una mejoría de los casos de depresión tanto con medicina antidepresivas (IRS) como con placebo y, es más, los síntomas somáticos mejoran más aún con placebo.

El problema actual es que en cuanto que vas al médico y se te escapa alguna cosa, te diagnostican como depresivo y te encaminan al protocolo alopático.

Depresión es, sensu strictu, un bajo nivel de respuesta del cerebro, del sistema nervioso y demás sistemas frente a un estímulo simple o complejo.

Las depresiones puerperales suelen producirse por falta de Omega-3-. Además hay bacterias intestinales que se alimentan del triptófano. Por otra parte, las simvastatinas generan y favorecen las depresiones.

¿Por qué las depresiones no reaccionan a los IRS? Muy fácil. Porque no son depresiones. Todas las células están relacionadas. Funcionamos en cadenas globales. Para sobrevivir necesitan respirar, nutrirse, descansar y detoxificar, pero sobre todo, no intoxicar o traumatizar. Las células tienen una memoria biológica y ante un estímulo su respuesta puede ser parcial o global. Son lentas en la adaptación a nuevos estímulos.
Las células cuando se alteran ya o funcionan bien. Cuando degeneran se inflaman y se deterioran y cuando se desprograman, generan cáncer y mueren.

Las neuronas son células especializadas. No se reproducen (a excepción de loas astrocitomas).

Nuestro problema principal es la contaminación física o química. Sobre esto, es recomendable investigar sobre los disruptores o alteradores endocrinos: son endocrinos, mutagénicos y neurotóxicos.

La estrategia para el tratamiento ha de ser integral, y mantener al paciente autónomo, con calidad de vida y con bajo costo (económico y de dolor). El abordaje integral exige que no se entre directamente en el síntoma además de la aplicación de las mínimas dosis efectivas.

El cerebro tarda dos años en recuperarse y cada seis meses va recuperando algo.

El abordaje integral de las patologías psiquiátricas se basa en ocho pilares:
1.- la personalidad
2.- el desarrollo físico
3.- la genética
4.- la organicidad

y hay que trabajar sobre

5.- el sueño y el ejercicio
6.- los afectos y las emociones
7.- la alimentación y la excreción
8.- los tóxicos

Muchas depresiones se curan con la comida. Cuando todos estos factores funcionan, todo está en equilibrio. Cuando el sistema no funciona, aparece la ansiedad. Cuando el sistema no hace caso, entonces aparece la depresión.
Cuando todo funciona bien, entonces hay armonía y equilibrio.

Por lo que respecta a los cuadros clínicos, la depresión triptofánica responde a los IRS y suele mostrar niveles de metionina bajos. Afecta a un 30-35% de la población. El surménage presenta niveles normales o altos de triptófano, pero bajos niveles de fosfolípidos y afecta al 50% de la población.

El tratamiento básico se basa en siete puntos:
1.- Desintoxicación interna y externa
2.- Dieta ortomolecular
3.- Recuperación hepática
4.- Equilibrio del metabolismo digestivo
5.- Descanso
6.- Aporte de nutrientes
7.- Tratamiento psicológico

Para la depresión triptofánica se necesitan antidepresivos naturales como el triptófano, la metionina y la melatonina.
Para el agotamiento cerebral son necesarios los fosfolípidos, los Omega, lecitina, taurina, ácido glutámico, glutamina y treonina.
Para las depresiones involutivas es conveniente el uso de vasodilatadores, nootrópicos, vitaminas A, E y B, acetilsalicílico, nutrientes, minerales y antioxidantes.

Los estados depresivos se ven afectados por factores climáticos y estacionales, por los biorritmos y por factores hormonales. Provocan agotamiento y mal atendidos pueden convertirse en crónicos.

2.- Nutrición y cerebro: ¿Es posible prevenir o retrasar el envejecimiento cerebral?

En primer lugar hacen falta hábitos saludables:
1.- no fumar
2.- beber con moderación
3.- dormir 7 u 8 horas
4.- ejercicio moderado
5.- comer de forma regular
6.- mantener un peso moderado
7.- realizar un buen desayuno

Los que no mantienen estos hábitos mueren 18 o 20 años antes que sus mujeres.

Envejecimiento activo es cumplir años con autonomía, salud, seguridad y sin el estigma de ser “mayor”.
Se está produciendo el fenómeno de las enfermedades emergentes, que afectan a 1 de cada 4 personas. Entre estas enfermedades están: las alergias, las interacciones y las alteraciones hormonales y endocrinas (cáncer de tiroides, disfunción tiroidea, cáncer de mama, linfoma…), alteraciones inmunológicas (asma, intestino permeable…), alteraciones neurotóxicas (fibromialgia, Asperger…) y multiiatrogenias.

El 90% del cerebro es grasa, por eso hay que alimentar el cerebro por medio de los aportes adecuados. Los triglicéridos nunca tienen que estar por debajo de 60 mg/dl. La carencia de Omegas suele provenir de problemas nutricionales, del gasto físico excesivo, del gasto psíquico excesivo o de problemas medicamentosos.

El abordaje integral exige:
1.- detoxificar
2.- drenar
3.- recuperar las funciones digestivas
4.- equilibrar el metabolismo
5.- eliminar los tóxicos voluntarios
6.- mantener hábitos higiénicos y dietéticos
7.- aportar los nutrientes necesarios.

El Dr. Aizpiri recomendó las siguientes lecturas:
1.- Corinne Gouget. Peligro: aditivos alimentarios. Ed. Obelisco
2.- Rachel Carson. Primavera silenciosa.
3.- T. Colborn. Nuestro futuro robado. Ed. Ecoespaña
4.- Miguel Porta. Nuestra contaminación interna.
5.- David Servan. Anti-Cáncer. Ed. Espasa
6.- David Servan. Curación emocional. Ed. Espasa
7.- Estrategias en cáncer. Sistema Nacional de Salud.


NOTA DEL ADMINISTRADOR:
A algunos puede parecerles raro que en este blog dedicado a la Homeopatía aparezcan entradas relacionadas con la nutrición y medicina ortomoleculares. Nada más lejos de la realidad. Cada día constato en mi práctica en la consulta que la Homeopatía es capaz de sanar lo que la medicina alopática y oficial no puede, pero me doy cuenta y certifico que muchas veces el tratamiento ortomolecular refuerza, activa y consolida los avances conseguido con el tratamiento homeopático y en otros casos es, el tratamiento homeopático posterior al tratamiento ortomolecular.

Quiero desde aquí dar las gracias a Eduardo Alonso, delegado de Nutergia en Aragón, por su disponibilidad, generosidad y profesionalidad. Sin su apoyo, mis pasos por la medicina ortomolecular no habrían sido tan rápidos ni tan satisfactorios.
Igualmente a Felipe Hernández Ramos por su gran maestría y capacidad docente, junto con su apoyo constante desde el laboratorio y desde sus cursos.

4 comentarios:

  1. Gracias por tu inestimable ayuda ademas de desinteresada. Ha sido una suerte coincidir contigo y con otros compañeros del postgrado de medicina naturista. Gracias Andres por tus articulos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a ti, Inma, por tu generosa amistad.
    Abrazos
    Andrés

    ResponderEliminar
  3. Hola Andrés
    Tengo un niño de 12 años con la preadolescencia, bastante nervioso, no para con las manos o mejor dicho se le cae todo y se come las uñas. Está con un período de contradecir en todo. Podría darle kalium bromatum? Ya me dirás y mil gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola, Sonia!

    Consideramos que ni Kali Bromatum ni Baryta Carbónica pueden ayudar a su hijo con el problema de morderse las uñas. Puede probar con Cina 30 CH, 3 gránulos los martes y 3 gránulos los sábados antes de dormirse, durante la primera semana y después reducir a un día a la semana.

    Si observa mejoría continúe unas semanas, o incluso si no observa nada reseñable continúe también. Pero si ve en el comportamiento de su hijo algo negativo suspenda el tratamiento. Si no resulta efectivo, puede consultar con un homeópata que le ayudará con el caso.

    Saludos cordiales,

    ResponderEliminar