Aviso para las consultas

Este blog tiene habilitada la moderación de los comentarios, por eso, todas las consultas que nos envían, aparecen publicadas al final de la semana, porque es el domingo cuando contestamos a sus preguntas. Gracias por su generosa paciencia.



domingo, 19 de enero de 2014

Nutrición Celular Activa y trastornos endocrinos.

Jornadas de Nutergia impartidas en Zaragoza, el 26 de octubre de 2013, por el Dr. Regis Grosdidier.

1.- NCA y Trastornos endocrinos

Es opinión generalizada que los trastornos endocrinos provienen de carencias o desequilibrios. La Dra. Kousmine fue uno de los mejores exponentes de como tratar este tipo de trastornos partiendo de estos pilares:

a) la dieta
b) Los oligoelementos: actúan sobre el funcionamiento de las enzimas.
c) El tubo digestivo: el equilibrio ácido/base y el Ph
d) La psiconeuroendocrinología

Cuando hay acidez, las proteínas no pueden actuar bien: aparecen entre los aminoácidos enlaces electromagnéticos y las enzimas no pueden funcionar. Con el test IOMET sabemos si hay terreno ácido. Si la alimentación moderna modifica el sustrato, nuestro sistema digestivo no puede reconocer el sustrato e impide la liberalización delos aminoácidos.
El terreno oxidativo modifica el colesterol pero impide la formación de las hormonas y provoca las placas de ateroma y la arterioesclerosis.

El metabolismo de la vitamina D: En altas dosis la vitamina D presenta unos efectos tóxicos. Se encuentra en los huevos, pescados azules, champiñones, vegetales… La vitamina D de origen animal es la D3, la más efectiva. La de origen vegetal es la D2, que es menos activa. Son una pequeña parte de las que el organismo necesita. Toda la vitamina D se transforma en vitamina D3 gracias a los rayos del sol. Cuando la vitamina D3 llega al hígado se produce una hidroxidación para transformar al precursor de la vitamina D en Calcidiol: la más activa.

Si al hígado se le proporciona vitamina D natural pero el hígado no funciona adecuadamente, no sirve de nada. En Francia utilizan altas dosis de vitamina D. Con ello, la tasa de vitamina D sube, pero luego disminuye rápidamente. Produce endurecimiento de las arterias y bajada de la inmunoestimulación. Las pequeñas dosis de vitamina D no suben la tasa de vitamina D en sangre.

Es conveniente tratar el hígado porque es indispensable para que cualquier tratamiento funcione. En personas mayores además hay que tratar los riñones porque, si no, no se puede formar tampoco el calcidiol.

Con todo esto, no es conveniente hablar de hormonas nada más, sino que hay que hablar de todos los elementos del organismo (y más precisamente del hígado y del riñón).

La falta de vitamina C, D y B puede producir un problema hormonal. La tiroxina se ingiere, pero no funciona por falta de oligoelementos en la cantidad que el organismo necesita para mantener una buena salud. El estrés o la diabetes utilizan la vitamina B2, que es indispensable para producir la hormona tiroidea. Hay una excesiva utilización de la vitamina B2 a causa del estrés. Si la alimentación es buena o no, dependerá de los síntomas clínicos: los análisis de sangre no sirven para nada en estos casos.

Para absorber los aminoácidos necesitamos una buena pared de la mucosa digestiva y, sobre todo, intestinal. Muchas carencias provienen de la mala absorción. El tiroides no puede funcionar bien sin un buen intestino.

Si hay acidez, las hormonas y las glándulas no pueden funcionar.

La psiconeuroendocrinología establece un triángulo que es la base del comportamiento fisiológico. En cada una de las puntas estarían: el sistema nervioso central y autónomo, el sistema inmunitario y las hormonas. Y en el medio del triángulo, uniendo y relacionado los tres, estaría el hígado y el intestino con toda su macrobiota. Cuando se modifica una parte del triángulo, se ven afectados las otras esquinas.

El 95% de la serotonina, GABA… es fabricado en el intestino. En las células entéricas del intestino han aparecido lesiones de tipo Parkinson: ¿Por qué en el intestino cuando hay Parkinson? Es más que posible que el Parkinson se forme  a partir del intestino y no del cerebro. Tenemos 1’8 kg. de linfocitos en el organismo y 1’5 kg están en el intestino delgado. Solo hay 300 gr. fuera del intestino. Todas las hormonas se producen en el hígado o en el intestino. La disfunción de hígado-intestino puede provenir a partir de una disfunción del cortisol.

La cascada enzimática
Para producir hormonas a partir del colesterol necesitamos una cascada enzimática:
Necesitamos en primer lugar el colesterol (no oxidado)
En el primer peldaño para su procesado es necesario un primer sustrato formado por Cobre (Cu).
Seguidamente, más abajo, es necesario el Magnesio ionizado (Mg), que formaría el segundo sustrato.
El tercer peldaño lo formaría el sustrato ocupado por el Cromo Ionizado (Cr).
Y el cuarto sustrato lo formaría el Manganeso ionizado (Mn).

Tras este proceso, se produce Vitamina D, sales biliares y hormonas (DHEA, aldosterona, progesterona, estrógenos, testosterona y cortisol).

La edad produce oxidación. Una persona con diabetes o con insulinodeficiencia tiene una carencia de Cromo (Cr), lo que le impide que actúen las cascadas enzimáticas. Si las cascadas enzimáticas disminuyen, producen una señal a nivel hipotalámico que indica esa carencia y produce más colesterol. El colesterol sube y, si no hay Cromo (Cr), la cascada enzimática llega al sustrato 2, intoxicándose la célula hepática por este mismo sustrato.

La medicina oficial suplementa las hormonas y bajará el colesterol, pero no arregla la cascada enzimática y no favorece su eficiencia. Si a una persona con diabetes se le da Cromo (Cr), la intoxicación por el sustrato 2 impide el aprovechamiento.

La carencia hormonal va a producir estrés y una inmunodeficiencia. Cuando hay disfunciones hormonales, puede haber síntomas de terreno intoxicado, con retención hídrica, cefaleas…

El terreno basocolítico aparece ante un exceso de proteínas mal digeridas, falta de fibra, disbiosis junto con la hiperpermeabilidad intestinal. Los estrógenos se producen a partir del colesterol y la cantidad de estrógeno sube, pero el exceso de estrógeno se limpia en el hígado. El intestino delgado produce mediadores y es el hígado el que también lo limpia. Los estrógenos se transforman en productos no activos por medio de la glucoronidación, a condición de que en el colon descendente no haya flora de putrefacción (Escherichia Colli, bacteroides o colibacilos), porque producen B-glucoronidasa que bloquea la detoxificación de los estrógenos.

Si en una mujer con fibrosis o mastosis encontramos un terreno basocolítico e intoxicado, bajará la fibrosis y desaparecerá la sintomatología.

Los tóxicos que se producen en la flora de putrefacción son las poliaminas. Hay muchos aminoácidos que, si no se absorben en el intestino delgado, llegan al colon y esta ornitina se transforma en putrescina, espermina y espermidina que bloquean el funcionamiento hormonal. Las poliaminas son molecular resultantes del anabolismo de los aminoácidos. Este tipo de personas tienen gases con olor, molestias en el colon izquierdo, estreñimiento y diverticulosis. Hay que pensar en primer lugar en estas poliaminas. Cualquier tratamiento sustitutivo no funcionará.

Hay que detoxificar hígado, intestino delgado y colon. Un exceso de proteínas producirá la misma cosa. Muchas mujeres con síndrome premenstrual agudo lo sufren a causa de un problema de falta de fibra y de exceso de proteínas.

Estrés crónico
El estrés crónico se alcanza a través de tres fases:
1.- Alarma: movilización de fuerzas de defensa
2.- Resistencia: adaptación al agente estresante
3.- Agotamiento: carencia de neurotransmisores

La etapa de resistencia es la más importante. Va a producir unas moléculas que sobreconsumirán oligoelementos y ácidos esenciales. El estrés aumenta la necesidad de micronutrientes esenciales y además el metabolismo produce residuos: metabolitos, toxinas… y radicales libres que producen mayor carencia de las moléculas esenciales.

El estrés crónico genera una producción hormonal anormal: exceso de cortisol. La soledad, el duelo… producen en el hipotálamo la aparición de una hormona que hace que se dispare la producción de cortisol y su circulación en sangre. El cortisol produce:
1.- una baja síntesis proteica
2.- aumenta la proteólisis
3.- baja la producción ósea
4.- aumenta la grasa visceral
5.- baja la respuesta inmunitaria
y genera además como reacción a todo esto
6.- un aumento de la glucogénesis hepática
7.- movilización de la masa grasa
8.- aumento de apetito
9.- aumento de la retención hídrica
10.- aumenta la respuesta inflamatoria
11.- mantiene la reactividad vascular

El estrés crónico y el cortisol modifican también la genética, porque modifica el núcleo (ADN) de la célula.

Para producir disfunción endocrina solo hace falta estrés crónico y mal funcionamiento del intestino delgado. Es importante luchar contra los efectos del cortisol, mantener el hígado limpio y el intestino delgado regulado con una buena permeabilidad. La endometriosis es también efecto de estos tres (estrés, hígado e intestino delgado).

Para evitar todo esto contamos con la curcumina para el híagdo, los probióticos para el intestino delgado y los drenantes para el hígado. Con la curcumina la tasa de cortisol baja en tres meses y la consecuencia metabólica del estrés no se produce. La curcumina estimula la fase dos de detoxificación hepática y puede también disminuir los efectos del cortisol sobre el cerebro. Los omega3 (EPA) de origen animal tienen un papel sobre las células del hipocampo: disminuyen los daños del cortisol sobre los receptores neuromediadores, ya que no pueden funcionar por el exceso de cortisol. El uso de los omega3 y de la curcumina produce una proliferación de las sinapsis y permite una recuperación del funcionamiento cerebral.

Trastornos de tiroides
En las mujeres la bajada del metabolismo de la vitamina B6 provoca sensibilidad tiroidea. En los hombres es la bajada del metabolismo de la vitamina B9. Con la edad la vitamina B6 disminuye y la glicación va a sobreutilizar la vitamina B6. También la ingesta de mercurio va a provocar la activación de enzimas que consumen Iodo.

Para tratar tiroides necesitamos en primer lugar tratar el intestino delgado. Con entre tres y seis meses de tratamiento es posible disminuir la suplementación. Es esencial tratar el intestino delgado para prevenir la aparición de otras enfermedades autoinmunes (por disfunción de los linfocitos T que son estimuladores de Th17). Hay muchas enfermedades autoinmunes que vienen producidas por este Th17 que genera inflamación y deprime la autoinmunidad bloqueando los linfocitos T reguladores que son los que la estimulan.

Los Ácidos Grasos Poliinsaturados (AGPI) actúan sobre la regulación de Th17, impidiendo la porosidad intestinal que favorece la penetración de bacterias o alimentos y estimulan los suprantígenos. El intestino delgado durante la digestión produce la absorción. Los medicamentos conocidos como “bomba de protones” llevan moléculas totalmente tóxicas para el intestino delgado y producen permeabilidad intestinal anormal. Se debería disminuir progresivamente estos tratamientos, porque además con la edad baja la producción de ácido clorhídrico y con ello baja también el aprovechamiento de los nutrientes de los alimentos. 9 de cada 10 casos de uso de antiácidos se pueden corregir y prevenir sin ellos. De esos 9, 8 son de reflujo esofágico, pero no de ácido sino de bilis (Ph alcalino) y 1 caso es de hernia de hiato. El único caso recomendado a los antiácidos es cuando hay ulceración.

¿Qué dieta podemos dar a estos pacientes hormonales?

La más recomendable es la dieta Seignalet que estimula los receptores y las enzimas. Ha de ser lo más cruda posible, con huevos pasados por agua y fitoesteroles. Además sería recomendable suplementar con Ácidos Grasos Esenciales (Synerviol, Ergy3 y Bileína).

2 comentarios:

  1. Hola, tengo endometriosis y quisiera saber si hay alguna dieta o tratamiento natural para controlar. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Antonia!

      Para ayudar a su caso es necesario que su sistema autoinmune se encuentre en buen estado, para ello puede ayudarse con dieta saludable y ejercicio del tipo caminar. La dieta saludable debe incluir frutas y verduras frescas de temporada, legumbres, pescado, marisco y abundante fibra, evitando los alimentos refinados, especialmente el azúcar y los tóxicos como el alcohol.

      Además puede tomar en su primera parte del ciclo menstrual, hasta el día 14 si hablamos de un periodo de 28 días, 15 gotas al día de grosellero negro. Y en la segunda parte del ciclo, del día 14 al 28, tomar Mijo del Sol, 2 cucharadas soperas por taza, 3 veces al día.

      Es recomendable tomar aceite de onagra, puede tomarlo en perlas de Onagra 3, existentes en diferentes laboratorios, como Nutergia. Y le recordamos que este aceite está naturalmente presente en el pescado azul.

      Por último, la homeopatía que puede ayudarla, Apis Mellifica 4CH para la inflamación que se produce en la endometriosis, 5 gránulos diarios. Y Carcinosin 30 CH de laboratorios Biótica como remedio del terreno, tomando 5 gránulos 1 vez a la semana. Si no lo encontrara en este laboratorio, puede pedirlo a través del siguiente enlace:

      http://www.remedia.at/de-at/homoeopathie/Carcinosinum-FB/a305311.html


      Saludos cordiales,

      Eliminar