Aviso para las consultas

Este blog tiene habilitada la moderación de los comentarios, por eso, todas las consultas que nos envían, aparecen publicadas al final de la semana, porque es el domingo cuando contestamos a sus preguntas. Gracias por su generosa paciencia.



lunes, 9 de junio de 2014

Homeopatía y prescripción miasmática

Dedicado a Mónica y a Manuel,
grandes amigos y estímulos en mis estudios y trabajos.

Orígenes

Que la herencia es un factor importante en el desarrollo de las enfermedades es algo que casi nadie rechaza, tanto desde la medicina oficial, como desde la medicina natural. Sin embargo, el carácter de las medicinas empleadas y de los estudios y protocolos aplicados, hace bien difícil el que se pueda dar solución a problemas generados por la herencia. La prevención y el cuidado antes de que aparezca no da demasiados buenos frutos y, por otro lado, el tratamiento una vez aparecidos los efectos también tiene grandes dificultades.

Es curioso que fuera Hahnemann quien escribiera una de sus obras más importantes, “Las enfermedades crónicas” (1828), en los últimos años de su vida. Y la escribió cansado de comprobar que curaba y curaba enfermedades y síntomas por medio de su Homeopatía y sin embargo recidivaban o se transformaban en otras diferentes, más o menos tenaces o enjundiosas, dependiendo de los pacientes. Tras todos sus estudios y atenciones llegó a la conclusión que detrás de cada enfermedad, aguda o crónica –aunque mucho más frecuente en las crónicas-, subyacía algo que mantenía ese foco del que surgían y volvían a surgir todo tipo de enfermedades. Y estableció que lo que subyacía a esas enfermedades, lo que habitaba en los pacientes –debido especialmente a la herencia aunque también al desarrollo posterior por cualquier otro tipo de influencia- eran “los miasmas”.

Así el término miasma quedó unido a esa tendencia a enfermar que cada sujeto hereda de sus padres, abuelos y ancestros y que va degenerando y extendiéndose a lo largo de su vida, generando enfermedades de distintos tipos, pero unidos por denominadores comunes.

Como comprobó estudiando pacientes y casos, muchos de ellos surgían de una rama común, caracterizada por la exacerbación y el desorden, la agitación y el descontrol. No pudo averiguar cuál era el origen primero de tal miasma, pero por los síntomas que presentaba la llamó PSORA y la relacionó con la scabies o sarna, que en su tiempo afectaba a gran número de personas y que se extendía sin control, produciendo señales en la piel junto con síntomas como el picor y la irritación.

El segundo miasma que definió fue el de la SYCOSIS, caracterizado por la aparición de verrugas, excrecencias en forma de “higo” (sycos) y por la disfunción de los órganos debido en muchos casos al exceso y al abuso. Comprobó también sus relaciones heredadas del contagio de la gonorrea, otro de los males de su tiempo, ampliamente extendido entre los más humildes.

Y finalmente alcanzó a definir el último miasma, al que llamó LUESIS, por haber establecido vínculos de herencia entre la sífilis y los signos que presentaban ciertos pacientes, que se caracterizaban por la ulceración, la degeneración y la destrucción.

Sobre todo esto escribió en los últimos años de su vida y su obra quedó ahí, como tantas veces, demasiado avanzada, demasiado innovadora y de una visión abierta e inteligente, a la espera de que los siguientes homeópatas le dieran el valor adecuado y ampliaran las investigaciones.

Más tarde, otros homeópatas darán cuenta de la existencia de otros miasmas que presentan ese carácter hereditario, que se dejan curar difícilmente siguiendo sus síntomas y que muestran características diferentes de los tres anteriores. Y así aparece el miasma TUBERCULÍNICO (llamado también pseudo-psora), que no es sino una mezcla de dos miasmas originales: la psora y la luesis, si bien presenta características de la sycosis en muchos aspectos.

El CANCERINISMO o miasma CÁNCER es también el resultado de una mezcla de los miasmas originales,donde predomina el miasma sycosis. Excitación, agitación, disfunción, neoplasia y degeneración son los rasgos más marcados de este miasma.

Y hasta aquí llegaron los homeópatas en su investigación miasmática. Hoy mismo todavía hay homeópatas e investigadores que valoran la posibilidad de dar carta de naturaleza a otros nuevos miasmas, como el del SIDA o el de la TIÑA, con sus rasgos característicos y también con su efectos sobre la herencia.

Es interesante señalar que los más cercanos seguidores de Hahnemann estudiaron y valoraron su aportación y la tuvieron siempre presente, aunque no siempre supieron qué hacer con ella. Pero a medida que avanzaba el tiempo y se alejaban de los textos originales, empezaron a dejar a un lado esta cuestión de los miasmas, principalmente porque entroncaba con realidades que no tenían medios para investigar y tampoco querían seguir el camino marcado por Kent, que llegó a identificar el miasma psórico con el pecado original. Evidentemente, en tiempos modernos todavía rechina en la mente de muchos homeópatas el hecho de que todos nuestros problemas tengan que ver con enfermedades de algún modo originadas en el sexo. Demasiado complicado.
Sin embargo, si somos capaces de una mínima distancia, deberíamos considerar que Hahnemann –que no tenía ni un pelo de tonto- lo único que hizo fue comparar y relacionar con todo lo que hasta ese momento se había descubierto, estudiado o de lo que se poseía información probada y válida. Y de ahí su relación con las enfermedades de transmisión sexual.

Probablemente si Hahnemann hubiera vivido en nuestra época, la relación de los miasmas con otros síntomas, signos y herencias se habría determinado de modo diferente, aunque con resultados semejantes.

Ha habido investigadores y homeópatas ingeniosos, maravillosos, observadores, sabios y tenaces que han continuado sin miedo la obra de Hahnemann en este punto. Nombres como Ghatak, Burnnet, Sánchez Ortega, Farok Master, S.K. Banerjea… son desde mi punto de vista piezas clave en esta nueva etapa de los tratamientos homeopáticos de las enfermedades crónicas.

Bases del tratamiento homeopático

Antes de adentrarnos en la técnica de la prescripción miasmática, conviene aclarar ciertos puntos que son esenciales en los miasmas, pero que además nos ayudarán a ver de otro modo este tema.

1.- Los miasmas son predisposiciones del organismo de carácter hereditario, que igual que se heredan, son susceptibles de ser transmitidos a los hijos.

2.- Los miasmas no son enfermedades. Es decir, una persona puede heredar el miasma tuberculínico de sus padres sin necesidad de sufrir la tuberculosis. Lo que heredará será la predisposición a que los síntomas y las enfermedades sigan una pauta o presenten síntomas propios de un miasma.

3.- Los miasmas pueden permanecer latentes y no presentar síntomas durante años. También pueden activarse a edades muy tiernas debido a estímulos externos o internos: vacunas, medicaciones, shocks o traumas, etc.

4.- Los miasmas se entrelazan entre ellos. Si aceptamos el trabajo de Hahnemann, el punto de partida siempre es la activación de la psora. A partir de ahí, los síntomas se irán desarrollando en función de las predisposiciones presentes y se irán superponiendo sus síntomas como “capas de cebolla”, es decir, una encima de otra.

5.- La curación provendrá de la desaparición y curación de las distintas capas de cebolla, pertenecientes a uno de los miasmas presentes. La supresión de síntomas no hará otra cosa que agravar y favorecer su aparición en otros estadios cronológicos de la enfermedad. Muchas veces con el tratamiento homeopático se curan capas y síntomas con facilidad y precisión, pero hay que estar preparado porque la capa inferior sobre la que se asentaba la actualidad del paciente, puede surgir con agravaciones de síntomas que no estaban presentes desde mucho tiempo atrás.

6.- Los nosodes (remedios preparados con restos patológicos de las enfermedades) no son necesariamente indicados para el tratamiento de los miasmas. Su identidad, más que su semejanza, no los hace imprescindibles en los tratamientos homeopáticos. Así una persona con síntomas del miasma luético no mejorará necesariamente por la prescripción de Syphillinum; o un paciente con síntomas del miasma sycósico no mejorará por la prescripción de Medorrhinum, al igual que un psórico con la toma de Psorinum.

7.- Según las últimas investigaciones de preciados homeópatas, tanto los remedios homeopáticos como los síntomas y signos pueden ser clasificados con precisión como pertenecientes a alguno de los miasmas. En general, los remedios homeopáticos son capaces de actuar sobre cualquier de los miasmas, sin embargo, es totalmente cierto y esclarecedor que hay remedios que son más efectivos en el tratamiento de algunos miasmas que en otros, aunque por su acción global, puedan producir efectos positivos aun sin ser propios del miasma.

8.- El tratamiento miasmático es básico y necesario en enfermedades crónicas, porque es la única posibilidad terapéutica para evitar las supresiones de síntomas. En el caso de patologías agudas, es conveniente el estudio miasmático para comprobar y verificar su relación o no con miasmas subyacentes.

9.- El hecho de que haya remedios homeopáticos más proclives a un miasma, no quiere decir que necesariamente ese remedio cure esa capa o esa patología. Para la selección del remedio adecuado es necesario el estudio del caso –como ya veremos- y la selección por similitud, como es habitual y necesario en cualquier tratamiento homeopático.

10.- El tratamiento miasmático es posiblemente algo más lento y necesita de paciencia, sin embargo, es la forma mejor de evitar que la enfermedad se propague, se extienda y se haga fuerte. El estudio ha de ser más detallado y prolijo, siendo esencial la cronología de la enfermedad y de la sintomatología.

Prescripción miasmática

El primer paso para la prescripción miasmática es la toma del caso detallada y lo más precisa posible. Es tremendamente importante la cronología o la historia médica del paciente, porque de ese modo sabremos con certeza total los miasmas que hay presentes, el detonante y “el hoy” del paciente, es decir, la situación actual sobre la que trabajaremos primero.

Una vez que tengamos el caso tomado, será fácil ver qué síntomas presenta en la actualidad el paciente y qué miasmas están implicados y su grado de acción. Muchas veces –por no decir generalmente- los miasmas nunca aparecen solos y únicos, sino que, como ya antes he dicho, aparecen anidados y mezclan sus síntomas en el hoy del paciente.

Nuestra misión es recoger aquellos síntomas que son valiosos, sin olvidarnos de los demás, ya que pueden servirnos a la hora de gestionar adecuadamente el caso. Sobre estos síntomas valiosos, podemos ir marcando el miasma al que pertenecen, ayudándonos de ese modo a saber qué miasma es el que está más activo en la actualidad y enfocando a este miasma y a estos síntomas la prescripción homeopática.

Sobre esos síntomas seleccionados y activos pertenecientes a un miasma, podemos repertorizar como habitualmente, quedándonos con una selección de uno o dos remedios que pueden ser adecuados. Para la selección final, contaremos con las tablas de asignación miasmática de los remedios, donde podremos saber la efectividad que tienen los distintos remedios sobre cada uno de los miasmas. Una vez que hemos repertorizado, seleccionado dos o tres remedios que pueden ser adecuados y una vez que sabemos sobre qué miasma son más efectivos esos remedios, solo nos queda prescribirlos en la dinamización y la dosis adecuada. De este modo, estaremos tratando la sintomatología del paciente, la capa miasmática actual y el hoy del paciente. Y lo que es mejor, podremos tener más datos del comportamiento del remedio y de su efectividad por la actividad de los síntomas mismos o por los otros que dejamos apartados momentáneamente.

Será misión nuestra saber cuándo debemos dar paso al tratamiento de la siguiente capa y cómo dar continuidad al tratamiento para que sea lo más efectivo, curativo, rápido y menos molesto para el paciente.

Como se puede ver en este pequeño resumen, es esencial conocer bien las distintas caras de los miasmas, los síntomas y sus patologías, así como tener experiencia en el uso de las dinamizaciones y de las dosis.

En estas enfermedades crónicas, así como en el tratamiento miasmático, son de mi elección preferente las dinamizaciones quincuagesimales (LM), ya que son profundas en su efecto, constantes en su uso (se pueden tomar diariamente) y ayudan perfectamente a saber el recorrido del remedio y su efecto terapéutico.

Bibliografía

Para todos aquellos a los que les guste profundizar en los temas y saber más, la siguiente bibliografía está más que recomendada.

1.- De Schepper, Luc. Hahnemann Revisited. Santa Fe, Full of Life Publishing, 2001
2.- Banerjea, S.K. Diagnóstico miasmático. New Delhi, B. Jain Publishers, 2001
3.- Banerjea, S.K. Miasmatic Prescribing. Chelmsford, Edición del autor, 2006
4.- Sánchez Ortega, Proceso. Notes on miasms. New Delhi, National Homeopathic Pharmacy, 1980
5.- Watson, Ian. The Homeopathic miasms: a modern view. Devon, Cutting Edge Pub., 2009
6.- Hahnemann, Samuel. Las enfermedades crónicas. México, Editorial Porrúa, 2001
7.- Subramanian, Raju y Raaji. Miasms and their effects on human organism. New Delhi, B. Jain Pub., 2001
8.- Ghatak, N. Enfermedades crónicas: su causa y su curación. Madrid, Dilema, 2003
9.- Choudhury, Harimohon. Indications of miasm. New Delhi, B. Jain Pub., 2006
10.- Master, Farokh. Vergüenza sycósica. New Delhi, B. Jain Pub., 2001
11.- Varios. Chronic diseases and theory of miasms. New Delhi, B. Jain Pub., 2006
12.- Allen, J. H. The chronic miasms. New Delhi, B. Jain Pub., 2006
13.- Murphy, Robin. Case analysis and prescribing techniques. New Delhi, B. Jain Pub., 2005

12 comentarios:

  1. Hola Andrés, antes de nada quería darle las gracias por este blog. Lo acabo de descubrir y me parece increíble y tremendamente generoso el tiempo y conocimientos que compartes.
    Tengo una consulta, antes te cuento someramente. Desde hace dos años y tras una dolorosa y horrible travesía de un año por la medicina convencional que llevó a mi hijo a tomar antibiótico una vez cada mes y medio, tuve el regalo divino de encontrar a una pediatra homeópata que también trabaja con la medicina antroposófica que cambió radicalmente la salud de mi hijo y nuestra vida (a increíblemente mejor). Desde entonces y después de los tres primeros meses de crisis ya anunciadas en las que tuvo que tomar de nuevo antibiótico, Guillermo (ahora de cinco años) no ha vuelto a probar los antibióticos llegando a superar procesos infecciosos y algún que otro bacteriano sin necesidad de aquéllos.
    No obstante esta doctora ha tenido que tomarse un tiempo imprescindible para ella. Y yo estoy siguiendo sus instrucciones y enseñanzas para lo ya conocido.
    Pero ahora Guille estácon escarlatina y desde el viernes 5 le estoy dando antibiótico (7ml de clamó ok cada 12 horas), fui a tres médicos y los tres (variando dosis etc) me dijeron lo mismo; antibiótico e incluso en el libro de consulta homeópata que nos dio Mónica Delgado (nuestra maravillosa doctora) dice lo mismo: escarlatina= antibiótico imprescindible.
    Bien, en ello estoy. Pero me preocupa mucho sus defensas (Guillermo es un niño de tubercullinum e Ignatiaetc...)
    Ahora además de su tratamiento habitual de dulcorsma, kallium mur, ferrum, le estoy dando nux vomica y un masaje diario de Staniumm Metalicum en la zona del hígado y probiotico (reuteri).
    Por favor ¿qué puedo darle para limpiar su organismo y reforzar sus defensas que estarán siendo atacadas?
    El antibiótico me lo han prescrito durante 10 días.
    Andrés muchas muchas gracias este blog es una luz, una guía ahora que estoy "sola".
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conlealtad!

      Los tratamientos homeopáticos que está utilizando ya producen, además de otros efectos, un efecto drenante, por lo que no es necesario hacer más hincapié en ello. Pero en cambio, sí puede reforzar las defensas de su hijo dándole Composor 08- Equina Complex de laboratorios Soria Natural. Siga los consejos de uso que indica este producto natural, ya que desconocemos la edad de su hijo.

      Saludos cordiales,

      Eliminar
  2. Muchas gracias Mónica!!!
    Guillermo tiene 5 años. Estudiaré las indicaciones
    Mil gracias!

    ResponderEliminar
  3. Buenos dias!!!
    De antemano quiero agradecer su atencion nuevamente, mi nene tiene un año nueve meses de edad, hace semana y media comenzo con fiebre escurriemiento nasal y tos con flemas, su medico me indico hepar, despues fuimos a consulta y nos indico lycopodium, ya habia mejorado, un poco de echo casi no ya tosia menos y su tos es seca, y tiene un poco de escurriemiento nasal transparente, ayer mi esposo y yo acudimos al medico aalopata, ya q ambos tambien nos enfermamoa, la medico q bos atendio escucho la tos de mi niño y me espanto mucho por q me dijo q posiblemente tenia tos ferina, desde la madrugada mi bb presenta fiebre de nuevo, mi pregunta es si eso de la tos ferina se puede tambien tratar homeopáticamente o necesariamente lo tengo q llevar al alopata, y me guataria saber q otra cosa le podria dar a mi bb, muchas por su atencion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Any!
      Respondiendo a su pregunta, la tosferina se puede prevenir con homeopatía y claramente se puede curar con homeopatía, sin otro problema que hacer la selección del remedio homeopático adecuado y saber reconducir la reacción del organismo. Es decir, es una enfermedad como cualquier otra.
      Mi consejo es muy simple: dado que es una enfermedad infecciosa y que además es muy fácil de contagiar -si es que fuera realmente tosferina-, lo mejor es acudir a su médico homeópata y que estudie el caso para comprobar si el diagnóstico de su médico alópata es adecuado- y a partir de su diagnóstico, que le ponga un tratamiento homeopático adecuado y que controle la evolución de su bebé. Es la mejor forma de controlar la situación, estar tranquila y sobre todo, alcanzar un estado de salud para su bebé.
      Le deseo una pronta recuperación.
      Saludos cordiales

      Eliminar
  4. Hola Andrés! He encontrado hoy tu blog y necesito tu ayuda porque estoy ya desesperada. Llevo AÑOS intentando deshacerme de las alergias y no hay manera. Empecé a los 15 años, tengo 30 y cada vez es peor. Desde hace dos años la alergia es crónica. Me han diagnosticado alergia a las gramínias, trigo, centeno y avena. Las alergía a ácaros y hongos me salen negativas. Mis síntomas son moqueo constante (también por la noche), picores de paladar, nariz y ojos, estornudos constantes y congestión nasal (sobre todo por la noche). Lo peor de todo en mi caso, son los picores en el paladar y dentro de la nariz, así como el moqueo. Muchas noches no puedo ni dormir y luego estoy todo el día hecha polvo. Hay días que puedo gastar 5-6 paquetes de pañuelos y acabo con la nariz destrozada de tanto sonarme y rascarme. El paladar lo tengo siempre irritado de rascarme también. He estado leyendo que la quercentina, la bromelaína y la vitamina C combinados son de gran ayuda. También he leído que la Euphrasia (ojo brillante), la ortiga mayor (ortiga verde) y el petasites (en inglés es Butterbur) son también muy efectivos. Te estaría muy agradecida si pudieras darme tu opinión o si me puedes recomendar algún otro tratamiento homeopático ya que la medicina convencial no me ha servido de nada. Muchísimas gracias y espero tu respuesta impaciente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hola, Sweetmouth!

      Le comentamos que para controlar su alergia hay que hace un estudio detallado de sus síntomas, y estudiar directamente su terreno. Nosotros le vamos a ayudar con los síntomas que presenta, pero no podemos desde aquí trabajar su terreno. Por lo tanto, debe buscar un homeópata que le ayude en este sentido.

      Pero, y mientras tanto, puede tomar Pantescal de Laboratorios CFM –en herboristerías- 1 cápsula, 3 veces al día. Y además un tubo de monodosis de Polens 30 CH en glóbulos, una vez a la semana y Verde de Ortiga de laboratorios Soria Natural, tomando 1 comprimido antes de cada comida.

      Saludos cordiales,

      Eliminar
  5. Hola, quería hacerle unas preguntas sobre la foliculitis decalvante. Mi pareja sufre esta enfermedad y la dermatóloga le ha recetado doxiciclina durante periodo prolongado, a mí me preocupan los efectos secundarios de este antibiótico, sobre todo porque mi pareja ha tenido simepre problemas de asma, ¿hay algo que pueda tomar para reducir los efectos secundarios?, ¿tomar antibióticos tanto tiempo le puede causar otros problemas?, ¿hay remedio homeopático para la foliculitis decalvante? Muchas gracias por su tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aran!

      Atajar los efectos secundarios del antibiótico no es tarea fácil, pero puede ayudarse para la totalidad de su caso con lo que le proponemos. Para alimentar el pelo debe tomar Vecti-Regen 1 cápsula con la comida y otra con la cena, Ergysil tomar 2 dosis-tapón al día puras, 1 antes de comer y otra antes de cenar, ambos productos son de Nutergia. Además para la inflamación tomará oligoelementos, en este caso Selenio, un vial al día en ayunas, lo puede encontrar en laboratorios Labcatal. Y por último, Carbo Vegetabilis 9 CH, 3 gránulos al día, un día sí, un día no. Este tratamiento debe tomarlo durante mínimo tres meses.

      Saludos cordiales,

      Eliminar
  6. Hola tengo un nene de 18 meses k desde que tuvo bomquitis el año pasado no sele kita la toss y tiene muxos mocos hay algun tratamiento para que expluse los mocos con la caca y deje de toser es que su pidiatra solo le manda fluidasa y nada grasias de antemano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conso!
      Si su nene tiene flemas, pero no las puede expulsar, entonces le recomiendo que le dé ANTIMONIUM TARTARICUM 6CH, gránulos. Diluya dos gránulos en dos cucharadas de agua y dele una cucharada en la mañana y otra en la noche.
      Si además de flemas tiene mucosidad abundante, entonces le recomiendo que le dé KALIUM MURIATICUM 6DH, comprimidos (lab. DHU - en farmacias). Un comprimido para chupar por la mañana y otro por la noche.
      La reacción en general será que empezará a expulsar la mucosidad y la flema se hará más suelta. No se asuste por ello: es el efecto de la homeopatía.
      Saludos cordiales

      Eliminar